Un chef que cocina en El Cielo

El tema de moda en Colombia es la paz; todos hablan de ella, dialogan en La Habana y proponen caminos… pero hechos concretos se cocinan en otros lados. Sí, se cocinan porque una de las iniciativas sale de Juan Manuel Barrientos, el chef del restaurante El Cielo (ubicado en Medellín y Bogotá).

Él capacita y contrata a personas que fueron parte del conflicto armado y buscan una segunda oportunidad de vida. Por eso dice que ‘El Cielo’ tiene las puertas abiertas para todos.

juan manuel barrientos

Sus fogones cocinan a fuego lento la paz y seducen los paladares más exigentes, por eso ocupó el lugar 46 en el ranking de los 50 Mejores Restaurantes de América Latina 2014.

El 2 de octubre, Barrientos expuso en Latitud Cero; su actitud es la de un niño en el escenario. Un niño en el buen sentido, con alma creativa, ganas de experimentar, probar sabores y bromear con la audiencia.

Sus brazos están tatuados con estrellas de varios tamaños. Sería fácil imaginar que como es ‘El Cielo’ esas son las estrellas que lo acompañan. Pero eso está alejado de la realidad, cada estrella representa uno de sus seres queridos y tiene algún significado espiritual, algo que a Barrientos le apasiona.

brazos juan manuel barrientos

Su comida está inspirada en la gastronomía colombiana pero usa técnicas creativas de vanguardia que activan emociones y sentimientos. Por ejemplo, en su restaurante tiene una suerte de chocoterapia para que sus clientes se laven las manos en chocolate y se chupen los dedos. Este plato despierta los cinco sentidos y activa al cerebro racional sacándolo de su zona de confort.

Esta experiencia hace que el cerebro límbico, de las emociones, despierte la diversión y la niñez; mientras que el cerebro reptil despierta la parte primitiva. «Aunque el cliente haga cara de incomodidad al inicio, esto es algo que disfruta», explicó Barrientos, quien busca que sus comensales no solo degusten sino que se lleven una experiencia inolvidable.

 

 

 

 

No hay comentarios

Agregar comentario