The Chef’s Intern con Rodrigo Pacheco

El oportunismo es uno de los ingredientes que más sazona la gastronomía ecuatoriana. Muchos actores hablan de sostenibilidad pero poco hacen por hacer cocina responsable. Se apoderan del discurso de no usar sorbetes pero en sus restaurantes utilizan cápsulas de Nespresso que son igual de nefastas para los océanos y el medio ambiente. Menos mal hay chefs comprometidos realmente con el planeta, aunque son pocos, y uno es Rodrigo Pacheco.

Quien haya estado en Las Tanusas entiende que esto no se trata de marketing sino que es una filosofía de vida de este chef. Su compromiso es auténtico y lo transmite a quienes visitan este hotel ubicado en Puerto Cayo, Manabí.

Justamente ese boca a boca de lo que se vive allí generó atención mediática y muy pronto se lanzará una producción gastronómica llamada The Chef's Intern, producida por Nicolás Alcalá y Claudia D'Agostino, en la que el el hilo conductor se enfoca en un director general de tecnología y entretenimiento que decide dejar esa vida profesional y seguir su pasión por la gastronomía, viajando por el mundo cazando experiencias con sus chefs favoritos.

Obviamente, hay una entrega es con Pacheco que tuvo un ritmo de trabajo que se describe así: el productor pasó con el chef tres semanas y le compartió todos sus secretos y, así, crearon, en equipo, una cena que transformó la forma en la que se ofrecen los platos en este restaurante. Fueron detalles: desde cambiar el orden de los asientos hasta sugerir comer con los dedos, e incluso crear una banda sonora para cada curso, lo que mejoró la experiencia, la hizo inmersiva y avivo la memoria de los sabores, como explican en la estructura del proyecto.

Trailer The Chef's Intern

La historia de Pacheco es digna de contar, ya que junto a su equipo explora algunos alimentos del bosque seco tropical, el manglar y el huerto que tienen detrás del hotel. Con eso será suficiente para brindar la experiencia kilómetro cero a sus comensales.

Rodrigo-Pacheco-Las-Tanusa

Pacheco ha expandido su mente con investigación ancestral para diseñar platos con ingredientes que quizá hoy se ignoran, pero sí eran usados por las culturas prehispánicas, como el amaranto -o caviar de la tierra-, que usa Pacheco con frecuencia. Este plato fue servido por este cocinero en una cena en el restaurante Marcus de la USFQ, y era un tartar de quinua roja, percebes y coronado con amaranto.

percebes-quinua-roja-amaranto-bocavaldivia

Visitar Las Tanusas es un constante aprendizaje sobre lo que teníamos y valorarlo. Además, allí hay coherencia sobre la importancia del cuidado del medio ambiente, tanto que cuando el equipo de cocineros explora la zona, busca de forma activa pozuelos o sorbetes biodegradables en la naturaleza para brindar esa experiencia de forma auténtica.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Rodrigo Pacheco (@rodrigopacheco_bocavaldivia) el

Este cocinero ecuatoriano está comprometido con el ambiente y con el desarrollo de la gastronomía del país. Para muchos su posición es cómoda porque goza de fama, pero lo que no piensa la gente es que él pasó años en el fin del mundo (Puerto Cayo es divino pero es muy alejado) desarrollando esta idea y llevando comensales que se enamoren de su concepto.

¿Dónde está ubicado el Hotel Las Tanusas?

Si me preguntan, esta iniciativa tiene más validez que abrir un restaurante cerca a un Supermercado en la ciudad. Además, Las Tanusas, con su restaurante Bocavaldivia, se ha transformado en un laboratorio para jóvenes pasantes de gastronomía que quieren aprender de esta filosofía y, si tienen las ganas, replican este modelo en las zonas en las que viven.

Por ejemplo, Alejandro Huertas es un universitario que hizo una pasantía allí y ahora en Píntag, a 1 hora de Quito, abrió 3500 Restaurante que trabaja con ingredientes de la zona, rescatando especies endémicas. Él entendió que al ser cocinero su trabajo es ser un pilar en el desarrollo social de su comunidad, al igual que lo hace Pacheco en Puerto Cayo.

Ser cocinero implica decenas de variables para desarrollar la profesión. Se puede ser cómodo o no, y Pacheco no lo ha sido. Es obvio, que su historia es perfecta para contarla The Chef's Intern por su pasión e impacto en su comunidad.

No hay comentarios

Agregar comentario