Archivos de Etiqueta: chef

Vota por el chef más guapo

Esta idea salió de una conversación con Norelia Ortega, otra periodista gastronómica y bloguera espectacular. Como ya se acerca la premiación de los 50 mejores restaurantes de América Latina, que el año pasado nos impulsó a hacer el listado de los más guapos, la idea leudó y ya está lista para ‘amasarla’. Debemos advertir que no tenemos...
Leer más

La perfección es el sello de este restaurante

  • Restaurante_Carmine_Quito
  • carmine2
  • carmine8
  • carmine5
  • carmine7
  • Carmine_Quito
  • carpaccio_Carmine_Quito

 

La perfección es el sello en el restaurante Carmine en Quito. Su chef Carmine tiene más de 40 años de experiencia en la industria turística y ha trabajado junto a otros profesionales de la gastronomía en restaurantes de Alemania, Francia, EE.UU. y Canadá. 

La meta del italiano Carmine era crear un restaurante donde aplicar todo lo que aprendió y ese sueño lo cumplió en Ecuador donde el buen servicio es la constante. Desde el personal del parqueadero, pasando por la 'hostess', los meseros y hasta el mismo chef que pasa por cada mesa verificando que sus comensales estén felices. 

La carta es extensa y muy original, ya que no es un menú impreso, sino una pizarra móvil que llega hasta tu mesa en la que hay más de 70 opciones con carnes, pescados, canelones, ravioles y todo tipo de pasta con pangora, prosciutto, mariscos, entre otros. La asesoría de los meseros es clave, conocen cada ingrediente, cada mezcla y si se les pide recomendación hablan con conocimiento de causa. Es evidente que conocen el menú y disfrutan la gastronomía tanto como el chef.

Con este preámbulo es evidente que la comida es deliciosa. Y sí, lo es. La calidad de sus ingredientes es impecable, sus preparaciones creativas, la experiencia es perfecta de principio a fin. 

Precio promedio por persona: USD 50

Un lugar con aire parisino en Quito

  • madeleine
  • madeline1
  • madeline6
  • madeline4
  • madeleine2
  • madeline7

 

La pastelería de Gabriela Polanco está inspirada en Ladurée. Incorporó el concepto de boutique para la celebración de baby shower, kitchen shower, cumpleaños y reuniones de té.  

Hay un mostrador atiborrado de cupcakes, red velvets, profiteroles, tartaletas, tacitas de chocolate, quiches, volovanes, mousses y macarons (galletas elaboradas con clara de huevo y almendra molida). Hay un techo pintado de celeste salpicado de nubes. Hay mesas de color oro y sillas de terciopelo verde estilo vintage. En el interior de uno de los locales de la planta baja del edificio Majestic Plaza, ubicado entre las avenidas Seis de Diciembre y República en el nororiente de Quito, todo tiene un aire parisino.

Es lunes, 14:30. En el exterior del local, dos mujeres beben té y degustan unos macarons rosados. Dentro suena la banda sonora del filme Amélie, compuesta por Yann Tiersen. Gabriela Polanco, de cuerpo menudo, cabello negro y ojos saltones, propietaria de Madeleine de France y chef especializada en Le Cordon Bleu de París, habla de su pasión: la pastelería. Cuenta cómo armó su negocio, un sueño que inició a los 8 años cuando ayudaba a su madre a preparar pasteles caseros.

Su pasión no es improvisada, surgió cuando era una niña. 

“Siempre me encantó la repostería. Cuando tenía 4 años decoraba galletas con mi mamá. En la adolescencia cocinaba pasteles para los eventos y fiestas del colegio. Después de que me gradué fui a estudiar en el Instituto Argentino de Gastronomía. Cuando regresé, saqué mi licenciatura en la Universidad de las Américas, y de ahí viajé a París a estudiar en el Le Cordon Bleu. Antes de regresar a Quito tenía la idea de abrir una pastelería francesa. Lo que hice fue tomar el concepto de Ladurée, una de las pastelerías más lujosas y más tradicionales de París. Tiene muebles tallados y paredes decoradas con cuadros y esculturas. Añadí algunos gustos personales, como el estilo vintage de los muebles. Lo que más me impactó de Ladurée fue su elegancia. El mostrador que tenemos lo mandé a hacer igual al que tienen ellos. Toda la vida me han gustado las antigüedades, por eso en mi pastelería incluí candelabros y espejos, herencia de mi bisabuela, y juegos de té, algo que no encontré en París, pero que quise incorporar en Madeleine. Hay juegos de té que son de la colección de mi mamá. Los demás los compramos en casas de antigüedades en EEUU.Mi gusto por el arte también está expresado en la decoración”.

Un lugar con aire parisino

“El concepto de Madeleine de France, (el nombre lo elegimos por las galletas madeleine, una de las más típicas de Francia), es el de una boutique-pastelería, por eso también participamos en eventos. Hace un par de meses fuimos parte de un desfile de modas en el Palacio de Cristal del Itchimbía. La temática del evento fue el mundo del circo. Diseñamos botones de chocolate y una torre de macarons de colores negro, blanco y fucsia. Los combinamos con flores, lazos y mariposas, todo comestible. Desde diciembre, cuando abrimos la pastelería con mi mamá y mi hermana pensamos que queríamos marcar la diferencia. La mejor forma de reconocer un postre de Madeleine es el detalle. Si alguien quiere regalar un dulce para cumpleaños o cualquier otro evento lo personalizamos. El postre más extraño que he preparado es un jarro cervecero de chocolate con relleno de chocolate. La idea en Madeleine es que todo sea vistoso, que se vea como una obra de arte”.

El negocio

"Abrir un negocio con los estándares de calidad que manejamos no es fácil. Solo en el horno invertimos USD 10 000". Además mandamos a confeccionar todos los muebles. Los ingredientes que utilizamos, en su mayoría, son nacionales. Los adquirimos en supermercados y tiendas gourmet. En los últimos meses hemos tenido problemas con algunos productos que importamos como el té y la almendra, que son la base para la elaboración de los macarons. Otro de los productos que escasean por el problema de las importaciones es el oro comestible con el que decoramos algunos postres. Madeleine de France no solo es una boutique en la que se preparan postres. Trabajamos mucho en chocolatería. Elaboramos chocolates en forma de automóviles, conejos y tacones. En estas semanas voy a preparar un zapato de chocolate de tamaño real. Lo que vamos a incorporar en la boutique son crêpes y el fondue de queso con chocolate. En bebidas, lo nuevo serán los vinos y el champagne.

Una aventura en el restaurante Tiestos en Cuenca

El Centro Histórico de Cuenca es como un viaje al pasado. Su arquitectura está intacta y en cada calle de esta zona se encuentra algún detalle que refleja la tradición de esa ciudad. Justo caminando por allí se encuentra el restaurante Tiestos, quizá el más famoso de la urbe, que se especializa en preparar diferentes platos con una singularidad: todos se cocinan en olla de barro.

El menú es variado y versátil. Lomo fino en salsa de mora e ishpingo, langostinos en mantequilla, pollo en queso azul o medallones de lomo en salsa de tocino y hongos. Casi podría recomendarse que cierre los ojos y apunte con el dedo al menú, porque lo que pida será de su gusto.

tiestos

La parte más rica de la comida viene en el postre, cuando el chef de Tiestos, Juan Carlos Solano junto a su esposa, crean obras de arte pintadas con salsa de mora, maracuyá y chocolate.

En esta ocasión, para el mortero de piedra, Solano dibujó una cholita cuencana, con su falda plisada, sombrero de paja toquilla, largas trenzas y flores bordadas (ver video). Sobre el plato pintado sirve deliciosos postres como torta de nuez o chocolate con helado de pura fruta. Un completo deleite.