Semana Santa entre la reflexión y la tradición gastronómica

Semana Santa es tiempo de reflexión y de desempolvar recetas propias de esta temporada. Los granos, el pescado y las frutas en almíbar acompañan las jornadas de visitas a iglesias y las maratones de películas que relatan la vida y obra de Jesús.

En Ecuador el plato insignia es la fanesca. Este no solo es un plato de sopa espesa con granos, sino una preparación que relata una historia propia de la Semana Santa.

Los 12 granos representan a los apóstoles y uno de ellos, el chocho, se agrega al final de la cocción porque es amargo como la traición de Judas. Además, las empanaditas, huevo duro y maduro que se sirven aparte del potaje simbolizan a los no creyentes, quienes no entran en la preparación pero son bienvenidos en la tradición.

fanesca1

Los postres también son clave durante estos días. El arroz con leche, higos o brevas con queso, duraznos en almíbar, entre otras preparaciones endulzan a los, y no, devotos.

Quizá uno de los postres más emblemáticos es la torta negra de Jueves Santo, una receta que data de 1830 y fue rescatada por la Fundación Municipal Turismo para Cuenca. Esta torta se prepara con panela, maní, arroz, mantequilla, canela, clavos de olor...

Image

 

 

No hay comentarios

Agregar comentario