3 rituales en la lista de Patrimonio Intangible

Al igual que el tejido del sombrero de paja toquilla o la celebración de una fiesta popular, los alimentos -con sus rituales- también entran a la lista del Patrimonio Intangible de la Humanidad de la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, por sus siglas en inglés). En diciembre del 2015, esta organización añadió tres nuevas tradiciones. Se trata del ritual de preparar, servir y beber café en países árabes, el kimchi coreano y la fiesta que ocho comunidades de Namibia organizan en torno a los frutos del árbol conocido como marula.

En materia gastronómica, los platos en sí mismos no son los que tienen el reconocimiento para que sea Patrimonio Intangible. Se trata, más bien, del proceso, la práctica y el arte de prepararlos, según explica BBC Mundo.

El café árabe

Al buscar este término en Google aparecen 21,1 millones de resultados. Su popularidad va más allá de la red, ya que para las sociedades de países como Arabia Saudita, Emiratos Árabes, Qatar y Omán, servir esta bebida es una muestra de hospitalidad.

La preparación del café árabe comienza con la selección de los granos, los cuales se tuestan ligeramente en una sartén plana; luego se trituran en un mortero de cobre con un mazo del mismo metal; luego los granos molidos se colocan en una cafetera de cobre, se llena de agua y se pone al fuego.

Cuando la infusión está lista, se coloca en una cafetera más pequeña y se sirve a los invitados en tazas pequeñas. El ritual incluye servir primero al invitado más importante o al más viejo. Además, nunca llenan las tazas. La costumbre indica que los invitados deben beber al menos una, pero nunca más de tres.

Para la Unesco los principales actores de esta práctica cultural son los jeques y jefes tribales que sirven café en los sitios donde se reúnen, los hombres y mujeres más viejos de la comunidad beduina y los propietarios de negocios de café.

La transmisión de los conocimientos y usos tradicionales vinculados al café árabe se efectúa en el seno de las familias, mediante la observación y la práctica. Los jóvenes acompañan a los mayores de sus familias al mercado para aprender a seleccionar los mejores granos y así no muere la tradición.

Kimchi coreano

Se trata de un platillo a base de verduras –típicamente la col china o col fermentada- sazonado con especias, frutas, carne, pescado o mariscos que también están fermentados. Aunque existen variaciones en su preparación, el kimchi es un plato característico de las mesas coreanas en la vida cotidiana, pero también en las bodas, días festivos, cumpleaños, ceremonias especiales y banquetes oficiales.

Para la Unesco, las diferentes modalidades del kimchi se transmiten de madres a hijas, de suegras a nueras, entre amas de casa, entre vecinos, parientes y colegas de trabajo. A este intercambio de recetas y hasta de productos se le llama “kimjang”, con el que “se fomenta la cooperación entre las aldeas, comunidades y familias, contribuyendo así a la cohesión social”.

El Kimchi está lejos de ser un plato instantáneo. En primavera, las familias se proveen de camarones, anchoas y otros pescados, los salan y los hacen fermentar. En verano, compran la sal para preparar la salmuera, y al final de esta estación secan los pimientos picantes y los muelen. A finales del otoño llega la época del "kimjang" y las comunidades preparan y comparten colectivamente grandes cantidades de "kimchi", para que cada hogar tenga suficientes reservas para pasar el largo y riguroso invierno. Las amas de casa siguen con atención las previsiones meteorológicas para determinar en qué fecha la temperatura será más propicia para preparar las conservas.

Fiesta de los Frutos del Marula

Ocho comunidades aawambo del norte de Namibia celebran Oshituthi shomagongo. Esta es la fiesta de los frutos del marula, que se celebra entre finales de marzo y principios de abril durante tres días. La celebración se centra en el consumo de una bebida, denominada ''omagongo'', que se elabora con esos frutos.

Durante los preparativos de la fiesta, los hombres tallan copas de madera, acondicionan pequeñas calabazas para servir la bebida y elaboran con cuernos de vaca instrumentos destinados a perforar los frutos. Las mujeres, por su parte, tejen cestos y fabrican las vasijas de barro que servirán para elaborar el ''omagongo''. Luego, con la ayuda de sus hijos recolectan los frutos maduros, extraen su jugo y lo ponen a fermentar en las vasijas por espacio de dos a siete días.

Cada año, desde el 2006, la Unesco valora tradiciones y rituales, determina cuáles están en peligro y requieren salvaguardia o solo representan la diversidad del patrimonio inmaterial de ciertas regiones.

Ecuador con la preparación de la fanesca en Semana Santa, las guaguas de pan y colada morada en noviembre, por Día de Muertos, el motepata en Carnaval y otras preparaciones merece esta en la lista de Patrimonio Intangible de la Unesco. Hay que seguir trabajando para dar a conocer el potencial del país en materia gastronómica con las tradiciones que le rodean.

¿Crees que la Unesco debería declarar a la Fanesca Patrimonio Intangible?

Cargando ... Cargando ...

No hay comentarios

Agregar comentario