Por qué regalar (se) chocolates en San Valentín

Bombón relleno de queso azul andino de Mondel, elaborado por Idaly Farfán

San Valentín es un día caótico; los restaurantes están llenos, Facebook se inunda de mensajes románticos y las parejas caminan abrazadas  y además se detienen para demostrar su amor en cada esquina. Sin embargo, algo que se rescata de esta fecha es que se obsequian chocolates.

El origen de esta celebración no tiene nada de dulce. Se remonta hacia el siglo III en Roma, y como todo lo mejor de la vida, se basa en una leyenda que dice así: el emperador romano Claudius II  prohibió la celebración de matrimonios jóvenes porque los solteros sin familia eran mejores soldados. Así que un sacerdote llamado San Valentín, en desacuerdo con el decreto del emperador, celebró en secreto los matrimonios de los jóvenes. Obvio, fue descubierto, martirizado y ejecutado un 14 de febrero, por lo que esa fecha se convirtió en un día para expresar cariño a otros. Cuenta la leyenda que al morir en su tumba crecieron rosas y por eso se transformó en un símbolo de amor.

La tradición de obsequiar tarjetas y rosas se mantuvo. Luego se le sumaron los chocolates porque se descubrió que gracias a las endorfinas genera un efecto en el organismo muy parecido al de estar enamorado. En la antigüedad no podía explicarse esto científicamente, por lo que se le dio una explicación mágica, como si los chocolates fueran un elemento divino que mejora el estado de ánimo.

A pesar de los avances científicos, el chocolate sigue siendo un elemento divino que se ha apoderado del mundo. En especial, el ecuatoriano que en los últimos años ha ganado premios internacionales por su calidad.

«Por eso en San Valentín no se vale comprar chocolates de gasolinera. Hay que buscar los mejores bombones, elaborados con cacao fino de aroma y rellenos con frutas ecuatorianas, que sean un reflejo de la riqueza gastronómica de Ecuador».

La propuesta de Idaly Farfán

Una de las mejores chocolateras y reposteras de Ecuador es Idaly Farfán. En su local hay una propuesta de valor del chocolate. Cada producto tiene una narrativa. Por ejemplo, su recorrido por el país a través de bombones es una lección de la diversidad cada región de Ecuador: bombón chullita relleno de higos con queso; mango con sal de Galápagos; Inty con ají y tomate de árbol; París Chiquito (por Vinces) relleno de chifles con limón; Marimba (un homenaje a Esmeraldas) relleno de coco tostado; George con café de Galápagos; Alma Lojana con horchata; Warmi con naranjilla amazónica, entre otros.

Su cuenta de Instagram es un recorrido por esos sabores ecuatorianos que reflejan la diversidad de ingredientes y la riqueza gastronómica del país:

chocolates-idaly-farfan-instagram

cuenta-instagram-idaly-farfan

Farfán es colombiana pero ha vivido más de 10 años en Ecuador y su trabajo es un homenaje a las tradiciones del país. Hace poco, en enero del 2017, preparó unos bombones rellenos con queso azul andino de Mondel. Su creatividad no tiene límites, siempre está probando nuevos sabores, rescatando tradiciones y combinando -en su cabeza y taller-, las mejores opciones para crear productos espectaculares.

San Valentín requiere más que comprar dulces en un semáforo. Debe ser especial, y la mejor forma de hacerlo memorable es con chocolates de calidad con cacao fino de aroma ecuatoriano. Si está soltero, la mejor forma de celebrarse a sí mismo es con una caja de chocolates.

¿Quién necesita una pareja cuando existe la sensación de las endorfinas en una caja? la mejor forma de celebrar este día es regalarse una caja de buenos chocolates.

Local de Idaly Farfán: Mañosca OE1-74 y 10 de Agosto, en Quito

Teléfono: 0993088343 / 02 6008325

Página en Facebook de Idaly Farfán

No hay comentarios

Agregar comentario