Qué comer en Ambato y Baños de Tungurahua

La identidad es lo que va a hacer que Ecuador se potencie como un destino gastronómico. No hay receta mágica ni estrategias elaboradas, solo que los ecuatorianos (y extranjeros como yo) nos enamoremos de los platos locales y sean la primera elección. También se puede comer italiano o mexicano de vez en cuando, pero la única manera de posicionar es impulsar la identidad.

Los resultados de Google no reflejan lo mejor de Ambato

En este contexto, escribir en Google el término: Qué Comer en Ambato y que las opciones sean una pizzería, una opción tex mex y un híbrido de comida internacional ya preocupa bastante. No es que Google sea un malvado que posiciona lo que quiere, sino que seguramente estos negocios tienen una ficha en Google My Business. Por eso hace un tiempo publiqué la nota: Hoy la puerta de los restaurantes es digital en la que se refleja la importancia de la indexación para generar más clientes. Si se preguntan por qué son los primeros hay tres factores:

  1. Relevancia: Ficha completa. Google tiene en cuenta el grado de coincidencia entre lo que ofrece la ficha y lo que pide el usuario.
  2. Distancia: Calcula la distancia de tu negocio. Si en la búsqueda el usuario especifica ubicación, saldrán las empresas correspondientes a esa zona pero si no la pone, Google dará resultados a partir de la IP del ordenador.
  3. Importancia: reputación de la empresa. Google valora los enlaces entrantes que recibe la página, la popularidad offline, la antigüedad del dominio, etc.

 

que-comer-en-ambato

Resultados de Google al escribir: qué comer en Ambato

No importa lo bien indexados que estén esos restaurantes. Ambato es una tierra de sabores locales y el Mercado Central es prueba de ello. Allí se comen los mejores llapingachos con chorizo ambateño. Dona Elena sirve unos con las tortillas crocantes por fuera y de textura cremosa por dentro, con el huevo frito en su punto y todo sazonado con aceite de achiote.

El plato no tendrá la apariencia de la alta gastronomía en la que hay una gota de salsa por aquí y un destello de polvo allá, pero el sabor auténtico de los mercados no necesita gotas de nada para disfrutarse.

elena-mercado-ambato

llapingacho-ambato

En el Mercado Central de Ambato también hay jugos de fruta natural y en cualquier combinación. Se puede pedir de mora, guanábana, naranjilla, acelga (para los amantes de los jugos verdes con propiedades detox), sandía o cualquier fruta que se imagine, porque no es vano esta ciudad es conocida como la tierra de las frutas y las flores.

jugos-mercado-ambato

Si hay algo imperdible en esta ciudad, ya afuera del mercado, es el ponche suizo. Una suerte de bebida cremosa que se come a cucharadas, casi como un postre. La receta es un secreto bien guardado por la familia Viera durante más de 60 años que llevan con este negocio.

El creador de esta bebida, Serafín Viera, fue diputado en la época de Velasco Ibarra vivió en Suiza y trajo la idea pero el producto es 100% ecuatoriano, tanto que el  Ministerio de Cultura y Patrimonio del Ecuador le otorgó la certificación de patrimonio gastronómico, ya que las personas visitan Ambato para degustar este postre. De hecho, el negocio ha tenido tanto éxito que abrió un local en Baños de Tungurahua.

Qué comer en Baños de Tungurahua

Baños está a 45 minutos en auto de Ambato y es un balneario lleno de atractivos naturales. Tiene columpios para disfrutar la vista de este lugar que linda con el majestuoso volcán Tungurahua.

En este cantón habitan personas locales y extranjeros que hicieron su vida allí. Por esta razón, el lugar cuenta con opciones ecuatorianas y restaurantes con opciones internacionales como comida gringa o italiana. Hay de todo, pero yo me quedo con las opciones locales.

Lo más rico que probé en Baños fueron los cueros de chancho con sal y limón. Se sirven con maíz o chochos y llevan un picadillo de cebolla y tomate. Es un must para cualquier visitante.

En La Casa del Árbol, donde la atracción es un columpio casi extremo y de hecho hay tres lugares que ofrecen esta atracción, hay choclos con queso. No me pregunten por qué, pero este plato tan propio de la Sierra que solo lleva dos ingredientes es una de las mejores experiencias gastronómicas. En especial si el queso es amasado artesanalmente y tiene ese sabor a suero.

choclo-queso-banos

Ya en Baños es imposible dejar de probar el jugo de caña de azúcar. Este cultivo es uno de los más viejos del mundo; se estima que comenzó hace 3.000 años como maleza en Nueva Guinea y se extendió a India. Fue Cristobal Colón quien introdujo este cultivo en América y aunque al inicio no prosperó su cultivo, luego se convirtió en uno de los más populares.

En Baños preparan el jugo de forma artesanal y se le puede agregar limón o mandarina. Lo interesante es que la máquina absorbe el cítrico completo, con cáscara y todo, y el sabor de esta bebida es absolutamente refrescante.

Lo que me faltó probar

Ambato y Baños de Tungurahua son un reflejo de la variedad de los sabores de Ecuador. Me faltaron probar las gallinas de Pinllo, los tamales de Pelileo y seguramente otros platos que no probé por ignorancia.

Me encantaría que de la misma forma que indexan los restaurantes con propuestas internacionales en Google se posicionen estas opciones tradicionales que reflejan el saber y sabor de Ecuador. Entonces sabemos que el trabajo va más allá de producir contenido, sino de hacerlo para que sea leído por los motores de búsqueda. Ese es el trabajo que tenemos todos para impulsar a Ecuador como un destino gastronómico.

2 Respuestas

  1. Woow!! Faltan un montón de lugares de què comer en Ambato y Baños.
    Como ambateña, a màs de lo citado en el artículo, lo que les puedo recomendar es lo siguiente:
    La colada morada con empanadas de viento (mis favoritas) o empanadas de queso que son una delicia popular, y las podemos encontrar los 365 dìas del año en Atocha y Pinllo desde muy temprano en la mañana hasta ya entrada la noche.
    En Pinllo tambièn hay casas donde se hornea el delicioso pan de Pinllo y se lo puede acompañar con el famosìsimo chocolate Ambateño, asì como con colada morada. En este mismo lugar ofrecen llapingachos, fritada, llapingachos con fritada y tienen unos tamales de chicharrón que son espectaculares para olvidarse de la dieta.
    Un poco màs abajo, en Ficoa, encontramos los cuyes asados, fritada, llapingachos, caldo de gallina y por supuesto los helados de Ficoa, el mejor postre para un domingo en la tarde. Junto a los lugares de venta de helados de este lugar, se encuentran “las papas de Doña Patty”, que aunque sè no es algo tìpico, son unas salchipapas clasicas de los jóvenes y bueno, ahora no tan jóvenes, ambateños que las disfrutamos como pocos.
    Una parada infaltable son los helados del “Pirata” en la esquina de la Catedral, son los mejores del mundo.!!.
    Otra delicia son las tortillitas de harina cocidas en tiesto que se las encuentra en Huachi y son rellenas con queso, chicharròn y mis favoritas, rellenas con panela. Estàs tortillas tambièn se las puede encontrar en Pelileo, camino a Baños un poco màs arriba del parque.
    En Baños una hueca típica es un pequeño restaurant llamado El Challet frente al Jaguar House, en este lugar ofrecen churrascos, caldo de polllo, secos de carne, secos de gallina y mi favorito el apanado de cerdo, el mejor plato para terminar la farra a la madrugada del domingo.
    Y por supuesto no hay que olvidarse de los “caldo de gallina” que venden en la esquina del parque y los famoso “sànduches”, no se dejen llevar por el nombre y les dejo de tarea que averigüen que son.
    Seguro me faltan màs lugares pero espero que tenga la oportunidad de probarlas.

    • Gracias Lorena, la verdad fui sin mucha guía y me llamó la atención que las sugerencias de Google no daban todas esas opciones que propones. Por eso enfoqué el artículo a este tema. Te agradezco mucho por tu mensaje y espero regresar para probar todo.

Agregar comentario