Preparación del chili texano

Desde que salió el Informe de la OMS sobre la carne he pensado mucho en cosas ricas que pueden prepararse con este ingrediente; no porque sea suicida sino porque creo que es una exageración dejar de comerla.

La clave está en no excederse y alternar otras opciones. Como decía, hay muchas formas de comer carne y una de ellas es la versión texana. Esta zona por su cercanía con México tiene sabores picantes, su diferencia es que no tiene la riqueza natural del país Azteca. Cuenta la leyenda que al no poder tener chilis frescos, en 1896, un inmigrante de Alemania, William Gebhardt, desarrolló un polvo de chiles al que llamó Tampico Dust. Este polvo aún se mantiene y se agrega a casi todas las preparaciones de la gastronomía tejana. Esta vez lo usamos para preparar un plato icónico del estado petrolero en el que habitan más de 26 millones de personas. 

Éste tiene una de las variedades más intensas del chili. Se prepara con lomo de falda o ‘briskit’, en vez de carne molida y no lleva fréjol. Su sabor se obtiene por una intensa cocción en pulpa de tomate, con especias pimiento, ají, orégano y otros ingredientes.

Ingredientes

½ kilogramo de lomo de falda

2 pimientos

Tres ajíes

1 cebolla morada

1 cucharada de orégano seco

5 tomates

3 ramas de canela

Paprika en polvo

Ají en polvo

Sal

Aceite de oliva

ingredientes-chili-texano

Preparación

En una olla con agua hierva los tomates hasta que la cáscara comience a partirse. Sáquelos y pélelos bajo el chorro de agua fría. Ponga la pulpa del tomate en la licuadora, con un poco de sal, y licúe. Reserve esta mezcla.

Aparte tome la carne y corte transversalmente varias veces. En esos cortes unte el orégano, paprika, ají en polvo y sal.

En un sartén poner aceite de oliva y sellar la carne condimentada por ambos lados.

Aparte, en una olla colocar la pulpa de tomate, canela y pimientos, cortados en tiras, a fuego medio. Enseguida colocar la carne en la pulpa de tomate.

Por último, en el mismo aceite donde selló la carne, poner la cebolla, ají y ajo y sofreír por cinco minutos.

Agregue esto al tomate y la carne, reduzca el fuego a bajo y tape. Deje en el fuego por una hora y media. La carne quedará deshilachada.

Sirva con tortillas de maíz, guacamole y cilantro. En algunas versiones lo sirven con jalapeños. 

chili-texano

 

 

No hay comentarios

Agregar comentario