La pobre percepción de Fine Dining Lovers sobre Ecuador

Un reportaje sobre gastronomía ecuatoriana indignó, en especial a los chefs, en Ecuador. Se trataba de un texto, publicado en Fine Dining Lovers, que prometía ayudar a los turistas a descubrir los sabores del país.En el texto abordaba, sin ningún conocimiento, una ruta compuesta por el locro, sopa de bolas de verde, sancocho, arroz marinero, corviche y otros cuantos, como si a eso se limitara el país.

finedininglovers-ecuador

En los postres (y esto sí me indignó demasiado) menciona el pastel de maracuyá (tipo lemon pie pero con relleno de esta fruta cítrica) como un postre propio, casi ancestral. Supe de esto por chefs que levantaron su voz a través de redes sociales. 

Supongo que esta queja tuvo eco porque unas horas después el portal redireccionó la nota, que ya llevaba a una página con error 404 (común en estos casos de desaparecer páginas que generan una crisis online a un medio digital). En este video les muestro el link donde estaba alojada y ahora cómo va a ese error mencionado. Eso sí, la nota se mantiene aquí en un archivo de la web, una táctica a la que acuden las páginas para no perder indexación en Google.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por morterodepiedra.com (@morterodepiedra) el

La carta de rectificación (a la que le debemos el 404)

La chef Paula Endara escribió hace unos meses a este medio solicitando la corrección del artículo, pero su petición no fue atendida, y Paula no se dio por vencida. Reenvió su carta y logró que el artículo sea removido (por eso el error 404). Además, invitó al medio a conocer Ecuador para que escriban algo que realmente le haga justicia a la gastronomía del país. Esta es la forma de ponerse la camiseta por los sabores y la riqueza que tenemos.

carta-finedining-ecuador

 

Temas de fondo detrás del reportaje fallido de Fine Dining Lovers

En Ecuador no existe Periodismo Gastronómico

No sé cuántas veces lo tenga que repetir. En Ecuador no existe Periodismo Gastronómico y tampoco hay apoyo para impulsar esta profesión. Muchos chefs juegan a ser medios a la vez, pero lo que no han entendido es que los periodistas construyen lazos, fuentes y contactos para ayudarse entre los diferentes países al escribir notas. Si hubiera una buena base de periodistas gastronómicos, ellos colaborarían para estos medios, serían consultados por editores y habría esa capacidad de dar feedback a textos monstruosos como el que publicó este medio.

Hay buenas iniciativas del sector público pero los periodistas están olvidados. Este sector juega a las relaciones públicas y cree que estos profesionales pueden hacer las veces de periodistas, pero la verdad es que se necesita impulsar una verdadera política que incluya a estos profesionales para entender a Ecuador como un destino.

La doble moral

En Ecuador se está jugando con fuego. Muchos restaurantes pagan a influenciadores para que hablen bien de su comida y muchos chefs están a los pies de esas cuentas con miles de seguidores de personas que hablan de todo a la vez: moda, estilo, literatura, comida...pues en ese juego aparecen escritores mediocres de grandes medios como en Fine Dining Lovers que reciben cualquier texto porque en su mente nadie conoce Ecuador y cualquier cosa que se diga puede ser cierta, ya que aquí no valoramos la ética en la información.

Empecemos por actuar bien nosotros. No paguemos a influenciadores para que crezca nuestra comunidad, sino que hagamos estrategias reales confiados en la propuesta que tenemos. Hay que ser auténticos y actuar de forma coherente.

 ¿Qué sirven los hoteles a los turistas?

Esto no les va a gustar a muchos de ustedes, pero la verdad es que varios hoteles que reciben a extranjeros arman paquetes de menús para optimizar costos, y ahí ponen en el postre un cheesecake o un pie de maracuyá. Eso es lo que se llevan los turistas en su mente, y muchos de ellos postean en sus redes sociales lo que comieron en Ecuador. Mi idea es muy purista, y quizá inviable, pero es hora de que los hoteles, agencias, cruceros y otros actores que receptan turismo extranjero trabajen con chefs que están comprometidos con impulsar la gastronomía ecuatoriana. No hay otra forma para cambiar este panorama que trabajar menús con ingredientes locales y preparaciones que nos representan.

 ¡Atrévamonos a mejorar!

Qué bueno que la indignación nos unió, pero esto fue solo reactivo. Debemos ser más proactivos para cambiar las reglas del juego de la gastronomía ecuatoriana ante el mundo. Sabemos que hay restaurantes maravillosos en el país pero quizá los turistas o periodistas gastronómicos no los visitan, así que es hora de abarcar otras aristas como hoteles o restaurantes que tienen alianzas con operadoras turísticas para ver qué se sirve, cómo se sirve y desarrollar mejoras.

Hace poco comí en un hotel de lujo en Quito, en el que me sirvieron un ají de queso y la sopa chispoteaba constantemente hacia los comensales.

Es un error pequeño, pero podría pasarle a un turista. Incluso en ese mismo lugar pregunté sobre el sabor dulzón de la sopa y el mesero respondió que es una de las 300 variedades de papa disponibles en Ecuador. Es cierto que tenemos ese patrimonio agrícola, pero disponibles en los mercados no son más de 10 tipos, así que si los meseros, que son quienes transmiten el mensaje al turista, no están enterados de lo que ocurre en la gastronomía, difícilmente vamos a dejar un buen mensaje.

Si nos seguimos quejando de que el mundo desconoce lo que tenemos no vamos para ningún lado. Si no vemos este error como una oportunidad para cambiar, entonces seguiremos enterrados en aquella percepción de que la gastronomía ecuatoriana consiste en tres variedades de sopas y una tarta de maracuyá.

Restaurantes que Fine Dining Lovers debería visitar en Ecuador:

Hay un nuevo movimiento de chefs que investigan y aplican sus técnicas para crear una nueva propuesta de cocina ecuatoriana. Algunos de estos restaurantes son:

No hay comentarios

Agregar comentario