Nilus: una iniciativa contra el desperdicio de alimentos

En el mundo se desperdicia un tercio de la producción de alimentos a escala mundial. Aterrizando en América Latina, cada año el desperdicio de alimentos es del 15%, que se sitúa en la producción, procesamiento, comercialización y consumo. En Argentina, por ejemplo, se desperdicia un kg por habitante al día.

Este es un gran problema en un mundo en el que fallecen 25.000 personas al día por causa del hambre, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO). La peor parte es que año 6 millones de niños menores de 5 años mueren por la misma razón, por lo que desperdiciar alimentos es un crimen.

¿Cómo solucionar el desperdicio de alimentos?

Hay que trabajar desde muchos frentes. Solo si las empresas, restaurantes, hogares, empresas y otros actores de la sociedad civil y sector público se comprometen, el desperdicio de alimentos no será un problema.

Hogar

Uno es el cambio de cultura en el hogar, ya que el hecho de que una lechuga ya no se vea tan fresca no significa que no sirve. Hay formas de seguir usando alimentos para no desperdiciar. Si un pan ya está duro, no debería botarse, hay formas de usarlo como preparar un budín de pan, que es un postre delicioso y entre más duro y viejo sea el pan queda mejor.

Campesinos

Las pérdidas en las cosechas tienen varias causas, incluyendo una mala programación del calendario y las condiciones precarias en las que se realiza la recolección. Asimismo el uso de técnicas y equipos inadecuados. Del mismo modo, la falta de una buena infraestructura para el transporte, almacenamiento, refrigeración y comercialización hace que se estropeen los alimentos, especialmente en climas cálidos.

Empresas

Las empresas deben entender su compromiso con respecto al desperdicio de alimentos. Según el tipo de industria en la que se encuentren deben aportar su grano de arena contra este mal. El problema es que las que no están en el sector de la alimentación no sienten su compromiso. Otro eje es respecto a los catering de comidas al interior de las compañías en el que se bota comida. Las empresas deben responsabilizarse y no reusar para evitar el desperdicio.

Sector público

El desperdicio de alimentos debería ser solucionado desde la sociedad civil que entiende que es un problema grave para el desarrollo social. Sin embargo, como sociedad no estamos en ese nivel y el sector público debe apoyar con regulaciones para que las empresas, personas naturales, campesinos y otros actores actúen frente a esta problemática.

¿La tecnología puede solucionar este tema?

La tecnología es un actor clave en este proceso. Por ejemplo, en Filipinas desarrollaron sacos especiales para almacenar el arroz que ha ayudado a reducir las pérdidas de ese alimento básico en un 15%. En África occidental, el uso de secadores solares para alargar la vida útil de frutas y tubérculos promete reducir las pérdidas post-cosecha.

Según estudios de la FAO, Las pérdidas de alimentos se reducen en forma significativa simplemente a través de la capacitación de los campesinos en las mejores prácticas. Sin embargo, hacer capacitaciones uno a uno es muy costoso para las organizaciones, por lo que con mayor penetración de internet en el que los campesinos se nutran de capacitaciones a través de tutoriales en video, sería una manera maravillosa de escalar este proyecto. Estas son soluciones aisladas, pero hay una maravillosa que se encuentra en proyecto piloto llamada Nilus que une asupermercados, comedores sociales, conductores, entre otros para atar una red de necesidad y dar el alimento a quien lo necesita.

¿Cómo funciona Nilus?

Nilus es una iniciativa tecnológica para unir a diferentes actores para evitar que se desperdicie comida. En su desarrollo utiliza crowdsourcing y geo-localización para conectar donantes de alimentos, comedores sociales y choferes particulares.

El objetivo es que antes de que, por ejemplo, un supermercado deseche alimentos, se conecte  a su app y un conductor recoja ese alimento y lo lleve a un comedor social. De esa forma se alimentará a personas que lo necesitan. La conversación en Twitter con el hashtag #WTFood refleja cómo esta iniciativa está generando mensajes de forma positiva.

nilus-desperdicio-alimentos

  • Empresas o supermercados avisan sobre los alimentos que están por desechar.
  • Nilus le ofrece estos alimentos a los comedores de su red.
  • Los choferes Nilusos reciben propuestas de viaje y son remunerados por transportar los alimentos hasta los comedores.
  • El comedor recibe los alimentos y así comida que iba a ser desechada alimenta a quien más lo necesita.

¿Por qué preocuparse por el desperdicio de alimentos?

  • 815 millones de personas a escala mundial padecen hambre extrema
  • 7% de la población de América Latina y el Caribe está subalimentada
  • Se desecha un tercio de los alimentos que se producen

No hay comentarios

Agregar comentario