¿Qué es la Neurogastronomía?

Comer no se reduce a alimentos que entran por la boca; es una experiencia en la que se usan todos los sentidos: vista,olor, audición, tacto y gusto interactúan para crear percepciones. Hay estudios que comprobaron que los colores tienen sabor, por ejemplo el rojo es más dulce, mientras el verde es más ácido.

Y que la armonía de colores sea importante no es un secreto, pero que el hecho de que la comida esté bien presentada hace que la comida sepa hasta un 20% mejor…o comer con cubiertos más pesados nos impulsa a pensar que la comida es más artística y con mejor sabor.

Algo más complejo, según estudios, es que el color y forma del plato pueden ‘sazonar’ la comida: según los científicos un postre de fresa sabe 10% más dulce si se sirve en plato blanco en comparación con uno negro.

Todo esto demuestra que el sabor no está en la boca sino en el cerebro. Por eso es importante desde la música ambiental en un restaurante, ya que se ha demostrado que si el ambiente es ruidoso, la percepción de dulce y salado disminuye y la comida es más insípida.

¿Qué ofrecerá la carta del restaurante del futuro? más conciencia sensorial, más insectos, menos carne, sazonar con sonidos y colores en platos para mejorar la experiencia…al menos eso dicen los expertos…esta información se puede ampliar en el libro ‘The Perfect Meal’, the multisensory science of food and dining, de Charles Spence y Betina Piqueras- Fiszman, investigadores de la universidad de Oxford en Inglaterra.

No hay comentarios

Agregar comentario