Mujeres impulsan la gastronomía ecuatoriana

Los cuentos del príncipe azul se acabaron. Las mujeres ya no queremos ser salvadas y eso es lo que nos ha dado un mejor lugar en el mundo. Parece mentira pero hace apenas unas décadas comenzamos a conquistar derechos y hoy -aunque aún falta-, hemos ganado un tramo en la equidad de género.

Encontré un contrato de 1923, en la cuenta de Twitter de @NancyFiallo, en el que para contratar a las mujeres en el cargo de maestras se estipulaba que usarán doble enagua, no fueran vistas con hombres en público, no bebieran alcohol, entre otras normas ridículas.

contrato-mujeres-equidad

Menos mal el mundo ha evolucionado, o al menos los contratos lo han hecho. Sin embargo, el machismo sigue latente en muchos aspectos. ¿Es la gastronomía uno de ellos? No sé si sea el caso, pero llama la atención  que en Ecuador brillen los hombres en esta rama y las mujeres puedan contarse con una mano, quizá con dos.

Por eso este texto está dedicado a las mujeres maravillosas que impulsan a Ecuador como un destino culinario. No es una tarea fácil y todos los involucrados  (agricultores, pescadores, chefs, cocineros, periodistas gastronómicos, académicos y emprendedores) estamos remando para el mismo lado para impulsar al país. Sin embargo, al ver quiénes son las mujeres detrás, hay pocas. Pero quienes están dan todo de sí y demuestran de qué estamos hechas.

Cristina Jarrín

cristina-jarrin-vinissimo-ecuador

Cuando pienso en Cris (así le digo por cariño) solo se me viene una palabra a la mente: progresismo. Es una mujer que lleva muchos años haciendo periodismo y con su revista Viníssimo (que ahora se llama A la Mesa con Viníssimo) lleva 13 años abordando el periodismo gastronómico con la rigurosidad necesaria para impulsar a Ecuador como un destino.

A Cris la conocí hace 7 años en una cata de vinos. Yo trabajaba para El Comercio y ella ya era reconocida por su revista especializada, pero ninguna sabía de la otra. Mientras transcurría la cata, el encargado de explicar el proceso habló de las notas a moras y nueces en una cepa. Una periodista de un canal de TV con un cuerpo escultural y su pelo suelto hasta la cintura dijo (y no estoy exagerando) ¿cómo le agregan los sabores? ¿son artificiales? y Cris y yo nos miramos como entendiendo que en Ecuador hay que tomar el periodismo gastronómico en serio.

Jamás he dicho que los periodistas deben ser expertos, pero para hacer un buen periodismo gastronómico se requieren bases y entre esas está entender el producto antes de hacer una cobertura periodística para uno de los canales más importantes de la TV ecuatoriana.

Desde ese momento Cris y yo nos seguimos encontrando en eventos, pero hace tres años, Mauricio Acuña, director de Latitud Cero, uno de los festivales gastronómicos más importantes del país nos abrió las puertas para organizar el primer conversatorio de periodismo gastronómico y desde ese momento, en octubre del 2014, no hemos parado de capacitar sobre este tema, para que sea un pilar en el desarrollo de la gastronomía.

conversatorio-periodismo-gastronomico

Foto: The Foodies Studies

Cris es un mujer progresista porque no se rige por estereotipos y ve lo mejor en los demás. Es estricta y ama el purismo, pero también se deja seducir por las nuevas tecnologías y entiende que el mundo gira rápido y se adapta a ello. Es una madre y abuela (muy joven) espectacular, entregada a su familia y a sus amigas. Defiende con carácter las cosas en las que cree y una de ellas es hacer periodismo gastronómico de calidad.

Norelia Ortega

norelia-ortega-wine-and-food-music

Cuando pienso en Nore (igual le digo así por cariño) siento pasión, esa pasión que ella transmite por lo que hace. Es chef, sommelier, académica y una bloguera gastronómica increíble. Quizá no estudió periodismo pero entiende la rigurosidad de tener un blog y hacer buen periodismo gastronómico. Su espacio es Wine Food Music (WFM) en el que aborda la gastronomía como una experiencia. Con música y algo de cultura.

“Nore, al ser chef, entiende que no se trata solo de comida sino que involucra todos los sentidos. Su blog refleja eso”.

Conversar con ella es una aventura. Su mente piensa rápido y a veces es imposible entender lo que pasa por su cabeza, porque es una artista y ve todo con sabores, notas y matices. Pero esa rapidez pone pausa al momento de enseñar, que es una de sus pasiones. Es una profe joven que adora compartir lo que sabe y transmitir el amor por la gastronomía ecuatoriana.

Ani Veintimilla

ani-veintimilla-el-comercio-ecuador

Trabajé con ella en El Comercio y es una periodista espectacular. Cuando la conocí, yo estaba a punto de renunciar para dedicarme a este blog, y ella no sabía si dedicarse a la fuente gastronómica. Supongo que la atrapó porque paulatinamente se sumergió en el mundo de los sabores y aceptó el reto de mostrar al mundo el potencial gastronómico de Ecuador.

Salir con ella es un placer. Tiene un carácter liviano, sal quiteña y es una exploradora innata. Cuando ve un ingrediente o un producto, lo mira desde diferentes ángulos, huele, saborea y pregunta mil veces hasta entender. No es como esa periodista que mencioné al inicio de esta nota, Ani tiene conocimiento sobre técnicas y cocciones, solo que profundiza y llega más allá para contar mejores historias.

Tiene afinidad por la tecnología, así que sus historias pueden vivirse a través de sus redes sociales, pero siempre deja lo mejor para el final, es decir para publicar en Sabores, la página gastronómica del diario quiteño. Le gusta viajar, comerse el mundo y hacer periodismo de calidad y eso es lo que necesita Ecuador.

Pilar Woloszyn

pilar-woloszyn-ecuador

Impulsar la gastronomía requiere que todos ayudemos desde cualquier frente. Pilar es una cocinera espectacular con un blog llamado Confieso que Cocino que tiene unas fotos impresionantes de cada plato que prepara. No sé si estudió algo atado a Diseño, pero domina la teoría del color en gastronomía. Sus creaciones son equilibradas, estéticas y reflejan la diversidad de sabores del Ecuador.

A Pilar la sigo hace tres años en Instagram y me inspira su trabajo. Nos conocimos en un congreso de Latitud Cero y vi que su pasión es cocinar, y por eso lo hace tan bien. En abril del 2016 participamos en un Congreso de Periodismo Gastronómico organizado por la Universidad Católica Santiago de Guayaquil y allí contó cómo comenzó esta aventura. Lo que me gustó es que el inicio de todo fue como un juego, no en el mal sentido, sino por la diversión que siente Pilar al explorar ingredientes y crear platos maravillosos. Su aporte a la gastronomía ecuatoriana es invaluable.

Idaly Farfán

idaly-farfan-chocolate-ecuador

El chocolate es su delirio y su carrera ha girado en torno a él. Ha investigado por más de 10 años el cacao ecuatoriano y conoce cada variedad. En su local hace un homenaje a cada zona del país con texturas como el queso criollo caramelizado, frutos garrapiñados o tostados o centros suaves para que cada chocolate sea una experiencia.

Su creatividad es como una locomotora. Se mueve de aquí para allá y siempre está explorando sabores. De esta forma creó un recorrido por Ecuador a través de sus bombones: chullita relleno de higos con queso; mango con sal de Galápagos; Inty con ají y tomate de árbol; París Chiquito (por Vinces) relleno de chifles con limón; Marimba (un homenaje a Esmeraldas) relleno de coco tostado; George con café de Galápagos; Alma Lojana con horchata; Warmi con naranjilla amazónica, entre otros.

Aunque su amor por el chocolate es su motor, no se detiene allí. También crea pasteles, galletas, panes artesanales, macarons o cupacakes (como los de colada morada que preparó en noviembre del 2016).

idaly-farfan-cupackes-colada-morada

Además apuesta por comprar productos a pequeños productores al precio justo para impulsar la cadena de valor. Idaly es una mujer de admirar, con mucha verraquera y ganas de mostrar al mundo el potencial de Ecuador.

Verónica Herrera

veronica-herrera-chef-cuenca

Una cuencana apasionada por la gastronomía. No la conozco mucho, pero cada vez que coincidimos en eventos me ha contagiado su pasión por el producto local. Me encanta verla en acción porque nunca está por debajo de sus colegas hombres, sino que tiene la misma fortaleza y aguante que ellos. Es respetada, no solo en Cuenca, sino a escala nacional por su trayectoria.

Verla exponer es un deleite porque domina el escenario. Eso no es casualidad ya que es profesora del Instituto San Isidro de Cuenca, uno de los mejores en formación gastronómica en el país. Ella habla de productos, recetas de su casa, cómo la criaron y todo eso refleja su técnica. Para ella la tradición es clave porque a través de esa memoria de sabores y saberes se reinventa la gastronomía ecuatoriana.

Angie Morales

angie-morales-te-ecuador

No es un secreto que me dejé seducir por el té. Entre más entro a este mundo más me enamoro, y eso solo pasa porque conozco gente espectacular que contagia esa pasión. Una de ellas es Angie Morales, una joven que está impulsando la cultura del té en Ecuador con su emprendimiento Cup of Life Group que básicamente trabaja blends de té con frutas y hierbas locales.

Tomar el té con ella es como enamorarse 100 veces de la misma persona. No sé si les ha pasado pero hay cosas que hacen feliz la primera vez y luego -aunque es imposible- siempre quisiera repetirse ese inicio. Aplica en libros, series y en esas personas que causaron un crush pasajero... siempre quisiéramos repetir la historia sin saber el final.

Toda esta analogía es para explicar lo buena conversadora que es Angie. Sabe tanto de té que hablar con ella es como vivir ese crush una y otra vez. Y cuando crees que ya no puede impresionarte lo vuelve a hacer. Su pasión por el té es tan deliciosa como una taza de pu-erh (té rojo) añejado a ocho años.

Me falta conocer el trabajo de muchas mujeres

Seguro en esta nota faltaron muchas mujeres y mi compromiso es seguir buscando sus historias para contarlas.

Sé de mujeres que están haciendo un trabajo increíble, pero no las he conocido. Para mí es clave sentarme con cada una, conversar y que me trasmitan su pasión. Porque es de la única forma que puedo escribir textos reales.

Quiero terminar agradeciendo a cada una de ustedes porque la brecha aún es amplia y tenemos un montón de derechos que conquistar. Pero si todas seguimos trabajando por la gastronomía demostramos el temple de Ecuador para ser un destino.

1 Respuesta

  1. Buen Día.
    Solo con ánimo de aportar, te falta Gabriela Bonifaz Pallares.
    Su correo es gabriela@guachala.com
    Su trabajo es increíble, seguro te deslumbrará.
    Saludos.
    GL

Agregar comentario