Los postres en Lua Restaurante

Volver a los sabores de casa; a los ingredientes de la abuela, a vivir una experiencia para los sentidos...esos son los restaurantes a los que regreso. Uno de ellos, quizá mi favorito en Quito, es Lua, ubicado en Pontevedra N24-422 y General Francisco Salazar, en pleno barrio La Floresta.

El chef Alex Lau y su equipo mezclan ingredientes y crean platos únicos. Y no se trata de un cliché; su helado de pimiento morrón asado es la prueba de ello.

Helado-de-pimiento-morrón-asado-en-Lua-restaurante

Toda su carta es una exquisitez pero ya hemos hablado de eso en otro post. Esta vez nos enfocaremos en sus postres que son una combinación de la experiencia y técnica de Lau en diferentes cocinas del mundo y su pasión por los ingredientes ecuatorianos.

Por ejemplo, la torta de maqueño rellena de queso manaba y acompañada por helado de sal prieta es una experiencia a los sentidos, pero también es un tributo a las raíces ecuatorianas, a esos sabores escondidos en la Costa.

Tora-maqueño-helado-sal-prieta-en-restaurante-Lua

Otro de sus postres insignia es el mousse caliente de chocolate Pacari con helado de almendra amazónica. Esa mezcla de sabores refleja la riqueza de la Amazonía, tan llena de sabores aún inexplorados.

Mousse-chocolate-Pacari-con-helado-almendra-amazónica-Lua-restaurante

Cada una de estas creaciones tiene una investigación e impacto social detrás, porque Lau está convencido de que la gastronomía debe moverse como un todo y no con actores aislados. Ha recorrido el país para encontrar ingredientes de cada zona para experimentar en su cocina. En ese proceso está decidido a trabajar con productores artesanales para encontrar productos de calidad que se producen a pequeña escala e impulsar el desarrollo. Su restaurante es el nexo más corto entre productores artesanales y la alta cocina. Este chef adquiere queso de cabra, miel de agave, tocte, frutas amazónicas, etc., a pequeños productores para dinamizar la economía.

Así surgen estos postres que endulzan a los comensales que van a Lua. Y que luego regresan, como yo, que ya estoy haciendo planes para ir nuevamente.

No hay comentarios

Agregar comentario