Lo que no sabías de la fanesca

Semana Santa tiene muchas tradiciones, pero la más sabrosa -al menos en Ecuador- es la fanesca, un potaje espeso de granos que requiere ser cocinado por horas y se sirve con pescado, maduro, empanaditas de harina, huevo duro…

Esta sopa, al igual que su cocción, tiene una larga historia, que hace poco aprendí de la cuencana Nydia Vázquez, autora de libros de cocina y una investigadora del rescate de sabores ancestrales.

Su teoría sobre el origen de la fanesca es interesante. Explica que los indígenas se alimentaban según las cosechas de cada temporada y en marzo con el brote de granos -y otros productos- comían 12 pequeños platos de maíz, fréjol, habas, choclo, sambo, entre otros productos. Con la llegada de los españoles estos granos se mezclaron en un potaje y quizá su nombre se deba a un pescado llamado ‘faneca’ que se daba en aguas europeas.

Sin embargo, este plato también tiene una explicación atada al catolicismo. Los 12 granos representan a los apóstoles y uno de ellos, el chocho, se agrega al final de la cocción porque es amargo como la traición de Judas. Además, las empanaditas, huevo duro y maduro que se sirven aparte del potaje simbolizan a los no creyentes, quienes no entran en la preparación pero son bienvenidos en la tradición.

De cualquier forma la fanesca es un plato delicioso por su tradición, historia y sabor.

2 Respuestas

  1. es maravilloso que alguien rescate nuestras tradiciones y las de a conocer
    Felicitaciones!!!!!!

    • Ivanna Zauzich

      Gracias por tu mensaje. Me anima a seguir haciendo periodismo gastronómico 🙂

Agregar comentario