La enseñanza de Latitud Cero 2014

"Que no haya miedo de compartir, de ayudarse mutuamente", dijo Gastón Acurio cuando asistió a la conferencia de Latitud Cero 2014. Ese mensaje, corto como la estancia del chef peruano en Quito, merece la reflexión para saber qué camino tomar para convertir a la gastronomía ecuatoriana en motor de desarrollo.

Gaston Acurio de Latitud Cero 2014Gastón Acurio en Latitud Cero 2014

El potencial de Ecuador es enorme por su diversidad de productos, ecosistemas y por la cercanía entre las regiones que permite disfrutar con facilidad de todos los productos. Los chefs de otros países -como Antonio Pérez de Puerto Rico- enfatizaron en que Ecuador lo tiene todo para ser una potencia; y el trabajo de Mauricio Acuña (gestor de Latitud Cero) es clave para ese engranaje entre el campo, cocineros, empresarios y periodistas gastronómicos.

post8Antonio Pérez en Latitud Cero 2014

Hay chefs ecuatorianos que están luchando un espacio con mucho mérito. Por ejemplo, Felipe Rivadeneira, quien abrió un restaurante de alta cocina en Riobamba, donde la cultura gastronómica no es tan fuerte como en grandes ciudades como Quito o Guayaquil. Allí, él hace un trabajo de culturización y se ha ganado el respeto del gremio de chefs. Su eslogan personal es 'El sueño sigue' porque nunca termina de cumplir metas y agradece cada reconocimiento con la misma pasión con la que cocina.

Felipe Rivadeneira

Felipe Rivadeneira en Latitud Cero 2014

El talento de Ecuador es innegable. La exposición de Enrique Sempere, chef del restaurante Patria, fue prueba de ello. Preparó dos platos tradicionales (hornado y encebollado) con la técnica de cocción al vacío que sella en un paquete los ingredientes y se cocinan a bajas temperaturas por largas horas potenciando el sabor. La innovación de estos jóvenes profesionales que juegan con ingredientes y técnicas es el punto de partida para impulsar la gastronomía.

Enrique Sempere

Enrique Sempere en Latitud Cero 2014 

 

 

 

 

 

No hay comentarios

Agregar comentario