El aporte de Gabriela Cadena en la cocina ecuatoriana

Foto tomada del fan page de la UTE (en la imagen Gabriela Cadena y Cristian Arroba, ambos graduados de esa universidad).

Después de hacer la primera entrega del especial sobre mujeres en la cocina ecuatoriana investigué nuevas profesionales en esta área. Concreté citas con algunas y tengo entrevistas que estoy trabajando. Pero hay una chef que investigué, conversamos y me transmitió su pasión de tal forma que escribí esta nota sobre su trabajo y el impulso que da a la cocina ecuatoriana.

La trayectoria de Gabriela Cadena

Esta chef es de esas mujeres fuertes, se le nota en la voz. Cuando la entrevisté, de forma telefónica, se encontraba en París (Francia), rumbo a Barcelona (España). El motivo de su viaje son los cursos que está tomando en diferentes ciudades sobre nuevas tendencias gastronómicas y montajes de platos.

Fue enviada a Europa por el hotel Wyndham del aeropuerto de Quito, en el que trabaja como chef. Incluso desde su viaje solicita fotos a sus colaboradores sobre el trabajo diario para no perder de vista nada. Cadena es de esas personas que entiende que ser cocinero es tener el control de los detalles.

Su vida no siempre ha estado llena de viajes y beneficios. De hecho, ser mujer ha sido difícil en esta profesión. Uno de los momentos más duros lo recuerda en una frase:

“Trabajé en el hotel Radisson por 14 años y llegué a ser sous chef. Mi jefe de la época me dijo que era a lo máximo que podía llegar, porque las mujeres no tienen mucha oportunidad en esta profesión”

Uno se pregunta por qué una mujer tiene limitaciones frente a un hombre en la cocina. La explicación puede ser la fuerza, pero Cadena está clara en que con la cabeza (midiendo, destinando, distribuyendo) no se necesita ese factor, porque manejar una cocina requiere más cerebro que cualquier cosa. Así lo ha demostrado y quizá es de las pocas chefs que manejan cocina a ese nivel de volumen (la de un hotel) en el país.

Nadie se gradúa de chef. Ser chef es algo que te da la vida con la experiencia. Al salir de las aulas todos somos cocineros. La cocina enseña humildad

Para llegar a donde está ha hecho sacrificios, al igual que los hombres. Tienes tres hijos menores a 10 años. No ve a su familia en Navidad, fin de año y feriados...ya que en esas ocasiones -en las que la mayoría disfruta de su familia-, los cocineros están trabajando. Cadena no se queja, sabía en lo que se involucraba desde que escogió la cocina como su modo de vida.

Lo mejor es que no se arrepiente. Cadena ama la cocina y todo lo que involucra esta carrera. Está dispuesta a seguir entregando todo y perfeccionar su conocimiento. Ella entiende que ser mujer le ha restado oportunidades, pero por eso trabaja duro para abrir espacio a las próximas generaciones. Eso sí, sabe que el espacio solo va a darse con esfuerzo, así que pone el ejemplo y espera que las nuevas cocineras entreguen todo para llegar a esa equidad.

Esa igualdad por sí sola carece de sentido sino se trabaja en otros aspectos para impulsar a la cocina ecuatoriana. Cadena sabe el potencial que tiene el país pero también está consciente de que falta capacitación en todos los ámbitos: trabajar para impulsar la unión de los cocineros. No solo los que tienen un título sino el restaurante de carretera para que sirva inmediatamente, en un plato decente que no esté despostillado y que haya estándares en los servicios y se cuiden las Buenas Prácticas de Manufactura (BPM).

Para lograr esto definitivamente se necesita trabajar con una organización mayor como el Ministerio de Turismo, pero también debe apoyar la academia, la empresa privada y otros sectores. Cadena tiene claro que solo con la unión de todos los actores implicados se va a impulsar la cocina ecuatoriana.

Al preguntarle por su plato ecuatoriano favorito responde: Me gusta mucho la cocina ecuatoriana: ceviches, colada morada y fanesca. Mi plato favorito es el que me acerca a mi familia, a mi madre, el que sabe a casa. En el que todos trabajamos pelando, cortando, guisando y luego nos une, entre risas, en la mesa.

Esta chef ama a su familia, su país y profesión. Con más de 20 años de experiencia en hoteles y cocinas ha demostrado que las mujeres sí pueden darse un espacio, pero es implica un gran sacrificio.

Seguro también te interesa leer:

 

 

1 Respuesta

  1. Exlecente reportaje, le felicito por ser parte de nuestra gastronomía y apoyo a impulsarla.

    Éxitos en todo lo que emprenda.

Agregar comentario