La experiencia en el restaurante Ciré

Me debía ir al restaurante Ciré, en Cumbayá, hace tiempo y no puedo creer que había perdido esta oportunidad. Es un local bien decorado, con buen ambiente y su comida es de las mejores propuestas que he probado en el país.

La decoración en el restaurante Ciré, en Cumbayá.

Su chef Erick Dreyer está influenciado por la gastronomía francesa, pero trabaja con ingredientes, en su mayoría, ecuatorianos que refleja la innovación de su carta. Por ejemplo, el chimichurri con tocte, la esfera de chocolate con pepas de sambo o el cacao ecuatoriano que se usa en la elaboración de un postre o para confitar el pato.

Porciones de verdad

Desde que vendí un parte de este blog, mi consigna ha sido comer solo donde quiero porque me siento cómoda. En ese proceso dejé de comer en restaurantes que son ricos, pero las porciones son tan pequeñas que me dejaban con hambre. Al salir de esos lugares normalmente buscaba una hamburguesa, un seco de pollo o abría una lata de atún en la casa. Justamente este era mi miedo al ir a Ciré, pero me encontré con porciones de verdad que reflejan que es un restaurante que entiende al comensal ecuatoriano.

El angus ecuatoriano, por ejemplo, se sirve al carbón con papas nativas, vegetales a la parrilla, salsa holandesa criolla y chimichurri con tocte y naranja. Este plato es una alucinación, y aunque prometí no comer res (después del ranking de hamburguesas 2019), este plato se me hizo irresistible, tanto que quiero regresar por otro.

El angus ecuatoriano se sirve en la plancha para mantener la temperatura.

Otro de los platos icónicos es el pato, una proteína tan propia de la gastronomía francesa, pero en la cocina de Ciré se usan ingredientes ecuatorianos para confitarlo como las moras silvestres y el cacao, que le da un toque diferente a la carne.

Pato confitado con cacao ecuatoriano y salsa de moras

Para terminar, con broche de oro, el postre insignia de la casa es una esfera de cacao ecuatoriano con pepas de sambo y frutos rojos que se derrite en la mesa con chocolate caliente y lleva en el centro chocolate blanco.

Ciré es uno de esos restaurantes obligatorios para cualquier comensal. Su menú es impecable y cada plato, no solo es una promesa de valor, sino que garantiza un trabajo real con productores que están innovando. Solo basta con ver la variedad de hongos que usan en los diferentes platos. Este es un detalle, porque muchos restaurantes son sucursales de supermercados, en cambio los buenos, como Ciré, trabajan una relación con proveedores que dan ese factor diferenciador para crear mejores platos.

Los detalles en Ciré

Este es un blog de gastronomía y mi interés son los platos, ingredientes, técnica y el trabajo del chef . Sin embargo, no paré de ver la decoración de Ciré y entender que es uno de los espacios más lindos conozco. Me encantó ese mensaje de restaurante disruptivo con toque clásico en su decoración. Es evidente el buen trabajo, en silencio, que Ciré, con Dreyer y su equipo, están haciendo.

Datos importantes

¿Cómo llegar?

Precio promedio por persona: USD 40

Opciones vegetarianas:

Reservas: en su web

No hay comentarios

Agregar comentario