El Caracol Azul: emblema gastronómico de Guayaquil

En Guayaquil existen pocos restaurantes que con el pasar de los años mantienen su esencia original. Algunos, por el boom de la comida rápida, la crisis y el auge de las nuevas tendencias gastronómicas no han logrado sobrevivir por mucho tiempo. Este no es el caso del Caracol Azul, un restaurante emblemático de esta ciudad, con más de 40 años de experiencia, y un referente de calidad y buen servicio.

Este local fue fundado el 26 de diciembre de 1975 por Muriel Beaver, una chilena cosmopolita de 80 años, quien se enamoró de Ecuador en una visita a su hermano Jhon cuando radicaba en nuestro país. “

«Siempre he tenido buen gusto por la comida, soy muy sociable, exigente y me sentía sola, así que decicí emprender en un negocio rentable que sea exquisito y tradicional en la urbe porteña”, recuerda con nostalgia». -Muriel Beaver-.

Inspirada en un antiguo local que existía en Borgoña, Francia, nace El Caracol Azúl, una antigua casona ubicada en el centro de Guayaquil,  con una propuesta gastronómica donde se destaca una carta gourmet que se ha mantenido desde sus inicios, con platos estrella como la sopa de cebollas con queso gruyere y parmesano al puro estilo francés.

También tienen la langosta gratinada al termidor, una preparación típica de la cocina francesa. Según relata el autor culinario Augusto Escoffier, el marisco se parte en dos mitades en sentido longitudinal y se cocina suavemente el gril y se pone una capa fina de salsa termidor (thermidor) preparada con salsa bechamel, crema de leche y mostaza inglesa.

langosta-termidor-caracol-azul

Otro de sus platos estrella es el robalo a la florentina con espinacas y salsa bechamel.

robalo-caracol-azul

Para los que no quieren mariscos o pescado, pueden optar por el lomo Caracol Azul con champiñones, tocino, jamón y crema de leche…

caracol-azul-restaurante

Asimismo, hay alcachofas rellenas con camarones al ajo y  queso azul y en postres el mousse de maracuyá, que han deleitado paladares de reyes, artistas, políticos, turistas y personalidades del medio por más de cuatro décadas.

Otros factores que destacan en El Caracol Azul

El local es cálido y agradable con una clásica decoración, donde predominan cuadros de afamados pintores ecuatorianos en todas las paredes y tonalidades verdes en los manteles.

La carta de vinos es variada y extensa. La atención de primer nivel, al igual que los ingredientes de óptima calidad con los que elaboran, desde los chifles crujientes que sirven a la entrada con ají de la casa con base de tomates frescos y cebolla, hasta los granos de café con los que muelen el espresso al terminar esta deliciosa experiencia que vale la pena disfrutar en el puerto principal.

Muriel está convencida que recibir la bendición del Papa Juan Pablo II en 1985 fue vital para el crecimiento del negocio que durante cuatro décadas se ha mantenido gracias a la prolija atención, recetas en constante innovación y ambiente exclusivo ideal para cerrar un negocio, festejar cualquier ocasión especial  o darse el gusto de comer delicioso.

Los secretos del Caracol Azul

Con la experiencia de muchos años al mando del restaurante, Muriel Beaver, chilena de nacimiento, pero guayaquileña de corazón, está consciente que la calidad de los insumos, la atención personalizada a los clientes, el ingenio y la perseverancia son factores determinantes para mantenerse a través de  los años como uno de los mejores restaurantes de la costa ecuatoriana por varias generaciones.

equipo-caracol-azul

El alma de este establecimiento es su propietaria Muriel  Beaver (derecha) junto a su equipo de trabajo.

“La calidad y la experiencia marcan la diferencia en nuestro medio. Se llena mi corazón de alegría cuando veo a mis clientes antiguos con sus hijos, nietos y hasta bisnietos y escucho anécdotas y momentos memorables del tiempo que ha transcurrido desde que abrimos este restaurante al que le he entregado mis mejores años con mucho cariño, esfuerzo y dedicación”, comenta Beaver, en señal de gratitud a su amplia clientela siempre fiel a este emblema gastronómico en Guayaquil.

Precio promedio por persona: USD 20-30 (según el plato)

Dirección: 9 de Octubre y Los Ríos.

Horario de atención: Lunes a domingo desde las 12:00 hasta las 23:00

Así se llega con Google Maps

 

 

1 Respuesta

  1. La historia, el origen, ese es el sabor más importante. Gran relato, lleno de sabores y de magia.

Agregar comentario