Archivos de Categoría: Reseña

Cena Pop Up: Darle la vuelta al mundo

El mundo no tiene fronteras y la gastronomía es prueba de ello. Se traen sabores de aquí para allá, se experimenta con ingredientes de otros países y técnicas locales y así se construyen experiencias. Muchas familias se han formado por la migración: una abuela italiana que huyó de una guerra y terminó viviendo en Ecuador,...
Leer más

Café Plaza Grande: sabores con memoria quiteña

Reseña por: Valentina Rodríguez  Sentarse a la mesa en la que fue la primera casa construida durante la fundación de Quito, en el siglo XVI, ya es toda una experiencia, pero si –además- lo acompañas con sabores tradicionales -de esos que te traen recuerdos- y una vista privilegiada al corazón del Centro Histórico: la plaza de...
Leer más

Gourmandises by Yves Thuries en Samborondón

  • dulces-gourmandises
  • gourmandises-guayas-alhambra
  • macarons-gourmandises
  • piso-gourmandises
  • postres-gourmandises-guayas
  • postres-gourmandises
  • reporteria-gourmandises
  • tartas-gourmandises
  • gourmandises-guayas
  • cacao-ecuatoriano-gourmandises
  • yves-gourmandises-samborondon
  • daniel-ampuero-gourmandises
  • eclaires-gourmandises-samborondon
  • gourmandises-postres-samborondon

 

Uno de los primeros libros que leí, en mi infancia, fue Charlie y la Fábrica de Chocolate. Su narrativa, para ese entonces, era maravillosa y bien hilada. Además tenía una moraleja ligada a la humildad que quedó en mi mente. Hoy (8 de agosto del 2018), al visitar Gourmandises by Yves  Thuriès en Samborondón las páginas de ese libro regresaron a mi cabeza. No por la similitud, sino porque la pasión por el chocolate es algo que debe funcionar con la exactitud mecánica de varios engranajes y esa es la forma en la que trabaja esta boutique.

Al chef Yves Thuriès, quien fue designado dos veces como el mejor maestro repostero de Francia, lo conocí durante un salón del chocolate en Raíces 2017. Allí habló del potencial chocolatero del país gracias a su variedad de cacao, pero no pensé que su discurso se transformara, de alguna forma, en una tienda bajo el modelo de franquicia que lleva su nombre. Este local, en el CC Alhambra en Samborondón, refleja el lujo con su decoración que cuida los detalles desde el piso de mosaico hasta sus lámparas de cobre.

gourmandises-guayas

La cocina es llevada por Yves Revelly, su chef ejecutivo, y Daniel Ampuero quien es el chef chocolatero (lo conocí en un festival Raíces en el que preparó carpaccio de pulpo con chocolate y trufas de chocolate y algarrobo) y un equipo que entiende el proceso desde el cacao hasta la barra.

cacao-ecuatoriano-gourmandises

Revelly es suizo de nacimiento pero su corazón es ecuatoriano. Viene de familia de chocolateros y de alguna manera tuvo la libertad para moverse de continente en continente experimentando en diferentes cocinas del mundo: desde las hoteleras All-Inclusive hasta las tipo boutique, como la de Gourmandises by Yves  Thuriès en Samborondón. Antes trabajó en México. Guatemala y Chile, y en algunas ocasiones lo hizo con Ampuero quien ha sido su aprendiz, y hoy son colegas en la profesión.

yves-gourmandises-samborondon

Ampuero, quien es uno de los grandes chocolateros del país, se dejó seducir por Gourmandises por dos razones: la primera es trabajar al lado de Revelly y seguir aprendiendo de su técnica y capacidad de impulsar negocios y la segunda es usar la tecnología de esta cocina. Los equipos son importados desde Europa para cumplir con las prácticas de esta franquicia y vigilar los detalles del proceso para cuidar la textura, temperatura y cualquier variable que afecte el cacao, levadura o azúcar.

daniel-ampuero-gourmandises

Lo que encontrarás en Gourmandises by Yves Thuriès

El resultado es un producto impecable. Decidí comer varios productos de la percha para recomendar. Empecé con un Sucette que es un mousse de chocolate con leche y peras. Su textura es cremosa y juega con diferentes texturas del chocolate.

También pedí un pastel de pistacho que estaba esponjoso y se sentía el sabor a este fruto seco sin ser empalagoso, como cuando se exceden en esencia. Además la crema y la franja de frambuesa le daban equilibrio en sabor y textura.

Estos postres son el reflejo de una carrera de obrero. Sí, muchos no concuerdan pero ser chef requiere la labor de una hormiga obrera (no la reina), el trabajo en equipo y la atención al detalle para mantener la calidad.

eclaires-gourmandises-samborondon

Por esa razón, esta franquicia tiene 68 tiendas chocolateras abiertas en diferentes partes de Francia y ahora apuesta por Ecuador, obviamente con el sello de Yves Thuries quien ha trabajado duro toda su vida.

En su tienda en Samborondón encontrarás:

  • Chocolates
  • Macarons
  • Eclairs
  • Pasteles
  • Sánduches
  • Quiche
  • Infusiones
  • Café

Trayectoria del chocolatero Yves Thuriès

Nació en 1938, justo un a antes de que estalle la segunda Guerra Mundial. A los 14 años comienza a trabajar en una pequeña panadería que le da experiencia para saber que su vida está en la cocina. Unos años después viajó como recluta a Argelia y llegó a ser jefe de comedor de oficiales.

Con esa experiencia regresó a Francia y trabaja en una pastelería que fue vendida a los trabajadores, obviamente él es uno de los nuevos accionistas, y allí entiende el concepto de emprender y hacer crecer un negocio. Después de eso vienen sus libros, su pasión por transmitir conocimiento y los premios por su trabajo. Él es de esos profesionales que entiende la cocina como un trabajo de hormiga y gracias a eso se debe su éxito.

Tener Gourmandises by Yves  Thuriès en Samborondón es un lujo. Es el uso del cacao ecuatoriano, uno de los mejores del mundo, con la técnica chocolatera de los franceses, que han demostrado su valor en esta rama. Esta boutique está lejos de ser una fábrica de chocolate como la del libro, es más bien un laboratorio en el que las fórmulas son deliciosas y enamoran a los visitantes que llegan allí.

Dirección: CC. Alhambra en Samborondón

Restaurante 3500: propuesta joven y valiente

  • chamburo-restaurantes-quito
  • huevo-falso-restaurantes-quito
  • pintag-restaurantes-quito
  • restaurantes-quito-experiencia-pintag
  • restaurantes-quito-menu-degustacion
  • restaurantes-quito-pintag-experiencia
  • ceviche-tuberculos-restaurantes-quito
  • frejol-vaquita-restaurantes-quito
  • pollo-campo-restaurantes-quito
  • huevo-falso-panacota-restaurantes-quito
  • restaurantes-quito-vista-pintag
  • postre-restaurantes-quito
  • tuberculos-andinos-ecuador
  • trufas-machica-guayaba

 

Graduarse de la carrera de gastronomía, o similares, y ponerse un local de alitas en el que el único valor agregado es tener 30 tipos de salsas con nombres gringos como chili passion (maracuyá y ají), cream and cheese o Jack Daniel's no es generar un impacto social. Seguro cubrirá los costos pero la profesión del cocinero debe ir más allá y hacer de la gastronomía un motor de desarrollo social. No todos entienden esta responsabilidad, pero menos mal hay jóvenes que sí se comprometen y un ejemplo es el restaurante 3500.

trufas-machica-guayaba

Esta iniciativa de Alejandro Huertas y un grupo de estudiantes (José Manuel, Andrea, Andrés, José y Fernanda) que conforman el grupo Ayllu (que significa Familia en quichua) se hace cada 3 semanas en un pequeño local en Píntag, a 20 minutos del Valle de los Chillos, rodeados de lagunas, montañas y naturaleza de páramo a 3500 metros de altura.

Justamente el nombre del restaurante se debe a que todo lo que preparan en el menú es de esa zona y usan muy pocas cosas de afuera como la sal y el azúcar. En las preparaciones no hay chocolate o tilapia; solo trucha (cuando hay temporada), pollo de campo, tubérculos, granos, quesos y hierbas como el zorroyuyo, chilca, cilantrillo de páramo, entre otras que se dan en el sector.

tuberculos-andinos-ecuador

Estos jóvenes no usan ajo ni aliños externos, para cumplir con la promesa del menú 3500 y compran los productos a los agricultores de la zona para impulsar la cadena de valor.

"Cuando pienso en la apuesta del Restaurante 3500 solo se me viene una palabra a la mente: valentía"

Los pilares del restaurante 3500

Alejandro Huertas y este grupo de jóvenes tienen claro el concepto del restaurante que se basa en tres pilares para brindar una experiencia al comensal en el que él también es parte del cambio hacia una gastronomía responsable. Estos tres pilares son:

  • Producto: el respeto por los ingredientes y usar todo sin desperdicio. No solo cocinar la pechuga, porque está de moda, sino usar cada parte del pollo para que el animal no haya muerto en vano.
  • Productores: sin los agricultores o pescadores, no habría comida en la mesa. Esta iniciativa se acerca totalmente a este eslabón evitando al intermediario para impulsar un comercio justo.
  • Tradición: no olvidar la forma en la que cocinaban las abuelas. Para Huertas, su abuela es quien le forjó la huella por la gastronomía y sus recetas respetan las técnicas ancestrales para honrar ese saber popular de las cocinas del país.

¿Cómo fue el menú?

Cada menú degustación depende de la estacionalidad de los productos y de la creatividad de este grupo de jóvenes. El 21 de julio del 2018 el menú fue el siguiente:

Para iniciar sirvieron un tamal de papa morada, una variedad que cultivan los campesinos para auto consumo, ya que en los mercados no es bien recibida porque el consumidor la percibe como de mala calidad. En realidad las variedades de papas nativas moradas, como la yana shungo, tienen buen sabor y textura y permiten prepararse en locro, chips y -como desmostró el equipo del Restaurante 3500- en tamal.

Luego vino un ceviche de tubérculos, porque aunque al lado está la laguna de Pugro con truchas, esta época de verano escasean y el objetivo es mantener el ecosistema intacto. Por esa razón trabajaron el melloco, rábano, chochos y zanahoria en una emulsión de cedrón que le daba ese toque acevichado.

ceviche-tuberculos-restaurantes-quito

El siguiente plato fue un estofado de res con fréjol vaquita (una variedad con manchas que se da en esta zona) y tierra de tostado y pepa de sambo. Este plato estaba servido en una piedra volcánica que se da en la zona, porque la idea es usar lo que hay alrededor, incluso para la vajilla.

frejol-vaquita-restaurantes-quito

Otro de los platos era pollo de campo asado con puré de coliflor, remolacha asada, sal de chifle y papa nabo.

pollo-campo-restaurantes-quito

Uno de los pasos que más impresionó a los comensales fue el huevo que no es huevo. Se trata de un huevo cocido en apariencia, pero en realidad era una panna cotta de leche con centro cremoso de maíz dulce.

huevo-falso-panacota-restaurantes-quito

Para cerrar el menú, el postre fue una torta de choclo y oca sobre una cama de arroz de cebada en leche con espuma de queso maduro y flores de páramo. Lo interesante es que los comensales, antes de comer pasean en la montaña y, si desean, pueden ayudar en la recolección de flores y hierbas.

postre-restaurantes-quito

3500 ofrece una experiencia al comensal más allá de comer un plato o seis. Se trata de la interacción con el ecosistema y entender cómo el producto, productor y tradición hacen parte de una ecuación para potenciar la gastronomía del país.

¿Quién es Alejandro Huertas?

Este chef joven reconoce que este proyecto no sería nada sin su equipo, pero es imposible no preguntarse quién es el y cómo llegó hasta aquí. Es estudiante de Gastronomía de la Universidad de las Américas y está cerca de graduarse de esa universidad.

Ha realizado pasantías en el restaurante Bocavaldivia en Las Tanusas, que maneja un principio de Kilómetro Cero en el que solo se consume lo que se pesca ese día y se encuentra en el huerto o en la zona. Allí, relata Huertas, aprendió la creatividad porque a veces encontraban verde, papayuela, hierbas y pescado y con eso armaban un menú.

Para él fue clave el ejemplo de Rodrigo Pacheco, chef de Bocavaldivia, porque aprendió a no ser un chef de supermercado sino a entender su rol como cocinero y el impacto ambiental y social que tiene su trabajo.

También trabajó en ShamuiCo, otro de los restaurantes mejor posicionados del país y que queda en Saraguro, al sur del país. Allí también aprendió el respeto por el producto y la inclusión de la comunidad. Justamente Samuel Ortega, chef de este restaurante, es un engranaje en su zona en la que se impulsa la producción de quesos, cervezas artesanales y otros productos y el restaurante es un eslabón en esa cadena.

Es obvio que Huertas entendió el mensaje y quiere crear un concepto que impacte positivamente este pequeño paraíso en Píntag. Es un alivio que jóvenes como él y su equipo no apuesten por las alistas con nombres agringados y entiendan la gastronomía como un motor de desarrollo social.

Más información sobre el Restaurante 3500

Explorar su página de Facebook

Visitar su cuenta de Instagram