Archivos de Categoría: Reseña

Marcando el Camino, un nuevo restaurante en Quito

  • decoracion-marcando-el-camino
  • decoracion-marcando-el-camino
  • estofado-cerdo-marcando-el-camino
  • marcando-el-camino
  • postres-marcando-el-camino
  • res-marcando-camino
  • restaurantes-mariscal
  • torta-whisky-marcando-el-camino
  • cerdo-marcando-el-camino
  • estofado-res-marcando-camino
  • pernil-marcando-camino
  • almuerzo-marcando-el-camino
  • bombones-marcando-el-camino
  • torta-whisky-santiago-cueva
  • horno-lena-marcando-el-camino
  • quesos-chutney-marcando-camino

 

Qué alivio encontrar restaurantes en Quito en los que se coma bien sin tener que pagar una cena a tres cuotas. Justamente son esos restaurantes de los que quiero seguir escribiendo en este blog y cuando encuentro uno, comienzo a pensar cómo contar la historia. Hace poco por la recomendación en este grupo de Facebook descubrí Marcando el Camino, el nuevo emprendimiento de Santiago Cueva, quien fue chef chocolatero de República del Cacao.

En este local la propuesta está enfocada en comida para compartir. Hay platos con res, pollo o cerdo con fondos, servidos con granos o camote, lo que haya disponible, para asegurar estacionalidad y variedad de la carta. Además cada plato es servido con pan de masa madre, que Cueva prepara con un fermento que tiene mixto; uno con cacao y otro que trajo de Argentina, que va alimentando para producir sus panes que tienen su propia acidez, aromas y sabores.

Si quieres saber más puedes leer sobre las diferencias entre pan artesanal e industrial

¿Qué puedo comer en Marcando el Camino?

Para comenzar la aventura, una tablita de quesos de leche cruda con diferentes semanas de maduración con chutney de mango , pan de masa madre y nibs de cacao.

quesos-chutney-marcando-camino

También hay un corte suave de cerdo lacado en soya con una cocción lenta, que se podría comer con cuchara. Esto servido con fréjol blanco aromatizado con albahaca, aunque el acompañante varía. Esto se sirve con pan de masa madre para compartir.

cerdo-marcando-el-camino

Otra opción es un cocido de res, en que la carne podría comerse con cuchara. Se parece mucho, en técnica y sabor, al Boeuf bourguignon pero tiene otros ingredientes. En esta ocasión lo sirvieron con un puré de papa. También se acompaña con pan.

estofado-res-marcando-camino

Otro de los platos es un pernil que se sirve con camotes y mayonesa de ají, como un homenaje al sánduche de chancho.

pernil-marcando-camino

También hay cocteles, vinos y espumantes. Lo mejor que probé es un gin con mango y hierbabuena.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por morterodepiedra.com (@morterodepiedra) el

Perderse el postre es imposible, por la experiencia de Cueva en República del Cacao. Hay chocolates para llevar como este tipo ganache con diferentes sabores.

bombones-marcando-el-camino

También hay chocolate en sifón y se sirve con frutos secos caramelizados. Un postre sencillo pero que recoge el potencial de Ecuador, como uno de los países con mejor chocolate del mundo.

Tortas y cheesecakes son otra de las opciones. Yo pedí una torta de whisky que estaba imperdible, ojalá la encuentren cuando vayan.

torta-whisky-santiago-cueva

El restaurante es pequeño pero tiene una buena carta a precios asequibles y es un lugar vivo y dinámico. Es decir, Cueva tiene la idea de variar el menú y crear experiencias. Por ejemplo, los fines de semana en su horno de leña tendrá arroces caldosos, tipo españoles, para dar opciones diferentes.

horno-lena-marcando-el-camino

También hay muestras artísticas en las paredes de restaurante, para dar una vitrina a diferentes artistas y dar a conocer sus obras. Cueva entiende la gastronomía como un concepto cultural que no excluye las demás ramas y eso es evidente en su restaurante, que es un local pequeño pero con potencial.

¿Qué debo saber de Marcando el Camino?

  • Dirección: Tamayo N23-75 y Veintimilla
  • Reservas: 0998211219
  • Presupuesto promedio por persona: USD 15 (comiendo bien)
  • Abre todo el día
  • Cuenta de Instagram

Seguro te interesa leer: Restaurantes en Quito para comer bien y a buen precio

Hotel Hilton en Panamá lanzó un nuevo menú

Panamá está creciendo en gastronomía. Cada vez hay más propuestas que rescatan sus sabores ancestrales. Justamente el restaurante Niba del Hotel Hilton lanzó, en noviembre del 2018, un nuevo menú inspirado en los sabores de las diferentes provincias, las técnicas y todo lo que representa la diversa cultura culinaria panameña con los sabores...
Leer más

Capuleto en Quito: de la tradición a la innovación

  • ostras-quito-capuleto
  • salmon-capuleto
  • capuleto-quito
  • comer-ostras-capuleto
  • risotto-calamar-capuleto
  • pato-capuleto
  • chocolate-postre-capuleto

En mi nuevo enfoque no pensaba escribir más de restaurantes, solo de los que me dejaran huella y no pensé encontrar uno de esos tan rápido en Quito. Ayer, 21 de noviembre del 2018, visité Capuleto, un restaurante que lleva muchos años abierto y es conocido por su comida italiana. Sin embargo, ahora tiene un gran chef y sigue con la tradición pero apuesta por la innovación.

capuleto-quito

A este restaurante lo conocí hace 13 años (por el 2005) y regresé con el ánimo de pedir unas ostras que vi en su fan page de Facebook. Sin embargo, encontré mucho más que eso. Su nuevo chef es Alex Lau, quien llevaba el Restaurante Lua en La Floresta, conocido por su innovación.

La carta en Capuleto sigue teniendo la comida italiana de toda la vida, pero hay una carta con recomendaciones del chef y si son más arriesgados pueden preguntar a los meseros si existe un menú degustación, y no se imaginan la experiencia que se vive con ese recorrido de sabores.

Menú degustación en Capuleto

El primer paso, esta vez, fue un salmón con costra de panela, jengibre y pisco. Este menú puede pedirse (y se los recomiendo) con maridaje y en este caso comenzamos con dos piscos, uno de jengibre y otro de albahaca.

salmon-capuleto

El segundo paso fueron las ostras con manzana verde, apio, caviar y mirin (味醂), que es un condimento esencial en la comida japonesa con un sabor levemente dulce. Es una clase de vino de arroz similar al sake, pero con bajo contenido de alcohol. Este aderezo resalta el sabor de este molusco. Para el maridaje, un espumante fue la mejor forma de combinar este plato.

comer-ostras-capuleto

El siguiente paso fue un pulpo con papa chaucha y lo mejor de este paso fue el maridaje y les voy a contar la razón:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por morterodepiedra.com (@morterodepiedra) el

Para el pulpo en Capuleto la sugerencia fue un vino refrescante pero potente en boca. Se trata del Cabernet Sauvignon "Gris" que es un vino rosado que se hace a partir de uvas Cabernet Sauvignon y es una tradición de Burdeos que la marca Cousiño Macul ha seguido por muchos años. "Gris" es una antigua palabra francesa para describir un leve tinte rosado en pieles de las uvas o en el vino, que tienen menos color que un vino Rosé.

Este vino, 2016, fue un milagro ya que a pesar de pasar por condiciones poco comunes como una primavera fría, que atrasó la maduración de las uvas, y lluvias intensas durante el período de cosecha, que disminuyeron el rendimiento de los viñedos, el equipo enológico de Cousiño Macul manejo correctamente la situación obteniendo vinos de excelente calidad, representativos de cada variedad y su origen.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por morterodepiedra.com (@morterodepiedra) el

Después de las ostras y el "Gris" es difícil que algo supere esa experiencia, pero ahí está el genio de Lau. Cada plato está diseñado para complementar los sabores del anterior y el maridaje estaba muy bien escogido. En este punto, el plato fue un risotto con tinta de calamar. Este plato me recordó a un plato en Lua que era de mis favoritos, y me alegra que lo haya de nuevo en Capuleto.

risotto-calamar-capuleto

El maridaje para el risotto fue un Chianti que es una zona ubicada en la región Toscana de Italia y cuenta con la Denominación de Origen controlada y que garantiza vinos de excelente calidad con uva Sangiovese aunque también se añaden algunas cepas de uva blanca. Lo que más me gustó de Capuleto es la transparencia para elegir sus vinos en el maridaje, sin casarse con marcas, solo pensando en la experiencia del comensal.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por morterodepiedra.com (@morterodepiedra) el

Para terminar esta experiencia, un arroz caldoso con pato, listo para cerrar el menú con broche de oro.

pato-capuleto

El postre fue un turrón de chocolate amazónico al 70% con reducción de balsámico y aceite de oliva. No puedo describir lo rico que estuvo el postre y la foto no le hace justicia, porque el patio de Capuleto, donde yo me ubiqué, tiene luces bajas y en la noche es un lugar perfecto para citas románticas. De hecho, yo estaba en una pero al ver estos platos fue imposible dejar de tomar fotos y escribir notas sobre esta experiencia.

chocolate-postre-capuleto

El valor agregado de Capuleto es:

  • Ubicación, ya que está Eloy Alfaro entre Shyris y Bélgica
  • Su patio con fuente incluida
  • Por tener tantos años en el mercado y no haber cerrado (que en un restaurante es un hito)
  • Por tener a un chef como Alex Lau
  • Por sus vinos y recomendaciones de maridaje

¿Qué debo saber sobre Capuleto?

Precio promedio por persona: USD 25 (pero hay de todo y se arman experiencias. Les recomiendo pagar un poco más para el maridaje que vale totalmente la pena)

Dirección: Eloy Alfaro N32-544 entre Shyris y Bélgica

Teléfono para reservas: (02) 255-0611

Fan Page en Facebook

Balcón 2 Hemisferios: respeto por el producto

  • aji-balcon-dos-hemisferios
  • balcon-2-hemisferios
  • chulpi-ecuador-cayambe
  • colada-morada-ecuador-cayambe
  • locro-balcon-2-hemisferios
  • postre-ecuador
  • locro-cayambe
  • picuda-balcon-dos-hemisferios
  • lomo-hogos-cayambe
  • cerdo-balcon-2-hemisferios
  • mousse-taxo-ecuador

 

Para entender la identidad gastronómica de Ecuador, una parada obligatoria es Cayambe, una ciudad de 40.000 habitantes a una hora de Quito. Allí abundan los hornos de leña en los que se preparan miles de bizcochos al día; estos llevan harina, yemas de huevo, sal, manteca y anís, aunque la receta varía de familia en familia. Son crocantes, salados y quedan deliciosos con dulce de leche y queso de hoja, dos manjares propios de esa zona. Sin embargo, Cayambe es más que bizcochos, ya que allí opera Balcón 2 Hemisferios, un restaurante que trabaja con productos agrícolas de la comunidad, acercando al agricultor y productor a su menú.

Para hacer este trabajo es clave la  instrospección para mejorar y hace poco alguien me dio feedback en redes sociales, diciendo que mi trabajo se había enfocado en los chefs, en vez de respetar el eslabón que agricultor, producto y plato, por lo que decidí buscar restaurantes que entiendan esto de verdad y así llegué hasta este restaurante.

Su fachada es sencilla pero cálida, entre árboles y con materiales de construcción de la zona como madera y ladrillo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por morterodepiedra.com (@morterodepiedra) el

Al entrar la sencillez sigue primando y eso es lo mejor del restaurante. Hay una repisa con morteros de piedra, vasijas de barro y otros elementos propios de las cocinas de antaño. La cocina es abierta y unos pasos más adelante está una sala con 7 mesas vestidas con tejidos de la sierra ecuatoriana.

El menú es sencillo, tiene pocos platos pero cada uno cuenta una historia en la que se conoce al proveedor; el vecino Mario de las costillas, Patricia del lomo fino (al que se le hace un proceso de maduración) o Don Segundo quien es el proveedor de la carne de borrego. Si van a comer en este restaurante, mi sugerencia es el menú degustación. El precio por los cinco pasos es de USD 25 (por persona) y vale la pena para entender por qué este restaurante tiene el respeto por el producto que a muchos les falta.

El primer paso en el menú, en este caso, fue un locro servido de la forma tradicional con queso y aguacate. Balcón 2 Hemisferios es de esos lugares que entiende que el comensal ecuatoriano sí come buenas porciones y eso se evidencia en esta sopa con sabor auténtico de la sierra.

El segundo plato es una entrada y varía según la estacionalidad, porque la única forma de asegurar la sostenibilidad de los productos es:

  • Comiendo de forma diversa
  • Evitando exigir siempre el mismo plato una y otra vez
  • Dejándonos sorprender por lo que la tierra da y el cocinero prepare con ello

En este caso fue una picuda sobre aguacate y crema de maqueño, bisque de camarón, nibs de cacao y mellocos encurtidos. Fue un plato sencillo, que combina los elementos de la tierra y el mar, lleno de sabor.

picuda-balcon-dos-hemisferios

El tercer plato fue un lomo madurado, en el término perfecto, con hongos de Cayambe.

No sé si todos entendamos el valor de una carne madurada. Solo hasta que hice esta entrevista que hice a un empresario ganadero, entendí este proceso y por qué es determinante para el sabor. Para sintetizar se trata de madurar la carne en condiciones especiales para que los microorganismos actúen sobre ella, descompongan el colágeno y así se logra una carne de sabor y textura más tierna.

Es decir, la carne después de la maduración tiene:

  • Disminución de la dureza de la carne: la carne se vuelve más tierna.
  • Incremento del aroma, olor y sabor.
  • Pequeño incremento de la capacidad de retención de agua: la carne se vuelve más jugosa.

Justo en este plato en Balcón 2 Hemisferios recordé las palabras de aquel empresario ganadero y entendí el valor de la carne madurada.

lomo-hogos-cayambe

El cuarto plato fue este corte de cerdo, sobre puré de tubérculos con vegetales de la huerta.

cerdo-balcon-2-hemisferios

El postre es mi parte favorita de cualquier menú y este restaurante no me decepcionó. Fue un mousse de taxo con chamburo (similar al babaco, pero más pequeño en tamaño) y mashuas negras. Lo interesante es que estas mashuas pasaron un proceso de 15 días de secado al sol para desnaturalizar los carbohidratos y convertirlos en azúcares simples, que le daban ese toque caramelizado al postre.

mousse-taxo-ecuador

Al inicio de este texto les contaba que alguien me llamó la atención porque me centraba en los cocineros en vez del productor y en parte tiene razón. Sin embargo, cuando veo a profesionales como Sebastián Imbago con los productos, y el hecho de entender que las mashuas necesitan ser secadas al sol para usarlas en sus postres o comprender la importancia de la maduración de la carne, y en especial valorar el respeto por el producto me cuesta trabajo no centrarme en los chefs, que son quienes inyectan conocimiento y creatividad para transformar los alimentos. No obstante, lo realmente valioso de Balcón 2 Hemisferios es la cercanía con el productor (tiene la ventaja de estar en Cayambe) que lo hace una de las paradas obligadas en esa ciudad. 

¿Cómo llegar a Balcón 2 Hemisferios?

¿Qué debo saber sobre este restaurante?

Precio menú degustación (5 platos): USD 25

Otros platos: USD 7 en promedio (también hay menús del día USD 5)

Número de contacto: 098 464 6237

Fan Page en Facebook

Reseña: explosión de sabores en D La Calle, en Quito

  • cerveza-artesanal-pina-quito
  • costillas-curry-de-la-calle
  • de-la-calle-quito-comida-asiatica
  • de-la-calle-quito-local
  • hamburguesa-quito-de-la-calle
  • local-de-la-calle-quito-ecuador
  • gyozas-quito
  • costillas-curry-quito
  • rafael-mora-de-la-calle
  • bolones-de-la-calle

 

Dicen que las tendencias, son modas momentáneas y sí, coincido en que lo son. Sin embargo, creo que Street Food no es una moda, sino una forma de comer, llena de sabor y a veces de incomodidad, pero que se mantiene porque es la mejor forma de conocer los sabores de una ciudad a buen precio. De hecho, Ecuador está inundado de puestos callejeros en los que se degusta gastronomía local, siempre ha existido ese formato y sigue vigente. Al igual que en Vietnam y Tailandia, donde los puestos de comida callejera son la mejor forma de explorar el Umami (y ahí les va en japonésうま味) que es uno de los 5 sabores básicos junto a dulce, ácido, salado y amargo.

Acabo de regresar de comer en D La Calle, un lugar diminuto en el que su chef, Rafael Mora, se las ingenia para dar una experiencia gastronómica. Aún estoy tratando de descifrar lo que sentí, pero sentarme ahí y comer una costilla cocinada por ocho horas en curry con una cerveza artesanal me llevó de regreso a los viajes que he hecho. Los sabores de este restaurante son explosivos y lo mejor es que es un lugar asequible y nada pretencioso.

¿Qué comer en D La Calle?

Sus opciones son pocas pero valen la pena. Hay especiales semanales en el que puede haber un plato tan francés como el boeuf bourguignon, pasando por una costilla al curry con sabores asiáticos hasta un ceviche de róbalo con sabor ecuatoriano. Porque para Mora las fronteras están en la mente y en la cocina hay que viajar a través de los sabores, y él transporta a sus comensales a través de especias, productos y técnicas.

Si comen en D La Calle, entre dos, como lo hice yo con mi colega Anaca del blog La Comilona, pidan dos entradas variadas como las gyozas de cerdo y camarón (vienen tres piezas) con salsa de tamarindo y maní.

gyozas-quito

Pueden hacer el ejercicio de grabar a su compañero para ver cómo disfruta para entender que aquí no se está improvisando. La propuesta en realidad es bastante buena.

La otra entrada infaltable, en la que me debí haber grabado (para que vieran mi cara) es la de minibolones (vienen 3) rellenos de queso chonta, con encurtido manaba con licor de banano, salsa de aguacate y polvo de cilantro. El plato es un tubo de construcción cortado a la mitad, para que los comensales vivan la experiencia de real street food.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por morterodepiedra.com (@morterodepiedra) el

En platos fuertes, pedí la costilla cocinada por ocho horas a 68 grados con ajo, jengibre y cilantro y mucho curry con vegetales. La sirven con las lechugas para envolver y comer, con wantán y arroz.

costillas-curry-quito

Entre sus opciones hay hamburguesa, pero los que me conocen con el ranking de este plato que hago cada año me he vuelto más difícil y crítica con esta preparación, así que si puedo sugerirles apuesten por los especiales de la semana.

Los postres aún están en experimentación, pero fui de esas clientes con buena suerte (o mala si hubiera estado horrible) que le tocó probar el helado de hierbaluisa y jengibre empanizado con el que están experimentando. También me contaron que han hecho pruebas con helado de sandía, ají y mandarina...veamos qué sale de esos experimentos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por morterodepiedra.com (@morterodepiedra) el

Lo que me gusta de este restaurante es que experimenta con nuevos sabores y se enfoca en el respeto por el producto. Dice el Larousse Gastronomique que cocinar es preparar los alimentos para que puedan consumirse y sean apetitosos. Es una definición bastante básica, pero hoy en D La Calle cobró mucho sentido, porque con tantos chefs y propuestas, hay una confusión en gastronomía. Pero hoy los sabores del bolón y el curry por igual despejaron mis ideas y me hicieron entender que la cocina es evolución, con identidad por supuesto, pero es reinventarse. Porque hace miles de años descubrimos que los cereales, hortalizas y carne de caza con ayuda del fuego se transforma y luego los viajes intercontinentales nos trajeron unas especias de aquí y otras de allá e hicimos una mixtura de sabores en la cocina. Eso nos diferencia de las bestias.

rafael-mora-de-la-calle

D La Calle es un local chiquito con una cocina llevada por jóvenes. Mora es el chef y a su lado trabaja Aracely Guanotasig, una joven carismática que comparte la pasión de esta cocina sin fronteras. Cuando uno ve jóvenes tan comprometidos por brindar una buena experiencia gastronómica y renovarse constantemente, se ve un futuro en la cocina ecuatoriana.

¿Qué debo saber sobre D La Calle?

  • Reciben tarjetas: sí
  • Dirección: Tomás de Berlanga E 10-40 y París
  • Horario: Martes a sábado de 11:00 a 20:00
  • Precio promedio por persona: USD 12 (comiendo bien)
  • Página de Facebook para más información: D LA CALLE