Greenpeace hizo pública una investigación donde se exponía que la empresa Wilmar International, la mayor distribuidora de aceite de palma del mundo, seguía destruyendo la selva tropical de Indonesia, casi cinco años después de haberse comprometido a detener la deforestación).

Este gigante industrial descubierto in fraganti haciendo trampas en el mercado internacional, es el proveedor de aceite de palma a grandes marcas internacionales.

Wilmar engañaba a todos estos productores suministrándose de aceite de palma a través de una empresa fachada, Gama Plantation, dedicada también a la producción de aceite de palma y dirigida por altos ejecutivos de Wilmar y miembros de su familia. Como Wilmar se había comprometido con políticas de deforestación cero, había delegado el trabajo sucio a Gama Plantation. Esta empresa Gama, ha deforestado más de 25.000 hectáreas en la provincia de West Papua (Indonesia) desde 2013, año en el que Wilmar se comprometió a poner fin a sus vínculos con la deforestación.

Como consecuencia del escándalo, el pasado 4 de julio se supo que el cofundador de Wilmar había dimitido de su cargo, justo una semana después de que Greenpeace revelara sus vínculos con Gama Plantation. Su cuñado, Hendri Saksti, máximo responsable de Wilmar en Indonesia y gerente de Gama Plantation, una empresa relacionada con el aceite de palma responsable de la deforestación masiva en Indonesia también ha dimitido.

Wilmar pertenece a la Mesa Redonda para el Aceite de Palma Sostenible (RSPO), un sistema de certificación del aceite de palma que hasta la fecha ha hecho muy pocos progresos para evitar la deforestación. Greenpeace ha solicitado a este organismo una respuesta contundente contra la empresa.

También coincidiendo con este escándalo, tan sólo dos días más tarde de la denuncia de Greenpeace, el 27 de junio, el RSPO suspendió la membresía de la empresa Nestlé. Nestlé no había reportado sus progresos en la compra de aceite de palma “sostenible” (supuestamente sostenible habría que decir). En los últimos años, Greenpeace ha denunciado al menos 5 casos de miembros de la RSPO que han destruido la selva tropical, incluidas empresas que forman parte de la junta de gobierno de la RSPO y su panel de resolución de conflictos. Y la RSPO no ha tomado ninguna medida contra ellos. Y ahora suspende a Nestlé por no comprar suficiente aceite de palma RSPO. Esto demuestra que la RSPO se preocupa más por recaudar dinero que por proteger los bosques.

Ni el RSPO ni los grandes productores como Wilmar están dando pasos claros y decididos para hacer creíbles sus promesas. Es necesario que las empresas que destruyen los bosques se queden fuera de la cadena de suministro.

Ante este panorama, estamos pidiendo a las marcas y comerciantes de aceite de palma que suspendan sus negocios con Wilmar hasta que esta empresa aborde seriamente las violaciones de su política de no deforestación, comenzando por hacer públicos los mapas de sus concesiones forestales de todos los grupos de productores dentro de su cadena de suministro. Sin embargo, las grandes multinacionales no están obligadas a hacerlo.

El cambio está en el consumidor

El tema de fondo es que los sistemas actuales de producción de alimentos son "ineficientes" e "insostenibles" y son responsables del 60% de la pérdida de biodiversidad a nivel global, y del 24% de las emisiones de gases de efecto invernadero, indicó el Panel Internacional de Recurso, en su encuentro en 2016. La deforestación para agricultura, la sobreexplotación de zonas marítimas y la contaminación de suelos y acuíferos son algunas de las causas directas de la pérdida de biodiversidad, a las que hay que sumar el impacto del cambio climático producido por el uso de combustibles fósiles. El problema va más allá del aceite de palma y hay que reaccionar.

Con respecto a este caso específico de los orangutanes, grandes multinacionales afectadas por el presunto engaño de esta empresa mundial no están obligadas a publicar su mapa de la cadena de suministro, por lo que lo que en los consumidores cambiar esta realidad y exigir a sus mercas mejores prácticas. También está la opción de dejar de consumir, o al menos reducir, el consumo de aceite de palma.

¿Cómo saber qué productos tienen aceite de palma?

La clave es saber reconocer el aceite de palma en las etiquetas. A veces es sencillo, pero muchas otras está escondido bajo nombres que pocos consumidores conocen. Estos son los principales:

Nombres del aceite de palma en etiquetas

  • Aceite de palma
  • Aceite de palmiste
  • Grasa vegetal (palma)
  • Grasa vegetal fraccionada e hidrogenada de palmiste
  • Sodium Palmitate
  • Estearina de palma (Palm stearin)
  • Palmoleina u Oleina de palma (Palmolein)
  • Manteca de palma
  • Elaeis guineensis (nombre científico de la palma aceitera)