Burger King testea con carne hecha en laboratorio

La tendencia del vegeterianismo (y veganismo) cada vez es más tomada en serio por las marcas que se suman. La cadena de comida rápida Burger King está ofreciendo en pruebas una hamburguesa con carne hecha en laboratorio, llamada “Impossible Whopper”, en 59 restaurantes de la ciudad de St. Louis,en EE.UU., con miras a expandir esta opción en sus menús de todo el país, informa este lunes The New York Times.

Esta es una alianza entre Burger King y la empresa Impossible Foods a empresa estadounidense que lleva unos 5 años desarrollando carne en laboratorio para que cada vez se asemeje a la real, pero sin el impacto ambiental de consumir la real. Ahora esta alianza demuestra el trabajo que se ha hecho con esta investigación, ya que el video (a continuación) muestra el testeo con clientes de siempre (carnívoros) probando esta versión y no sentir la diferencia.

Impossible Foods ya tiene alianzas con cerca de 6000 restaurantes, pero son pequeños.  David Lee, el jefe financiero y de operaciones de esta startup de Silicon Valley, indicó  la alianza con Burger King marca un hito porque le da escalabilidad a su proyecto para llevarlo a otro nivel.

Por su lado Burger King espera ampliar su segmento y llegar a personas que quieran degustar una hamburguesa pero no quieran comer carne animal.

Seguro te interesa leer: Qué comer para salvar al planeta

Consumo excesivo de carne afecta al planeta

La biodiversidad también se ve amenazada por el consumo excesivo de carne. La agricultura industrial destruye masivamente la diversidad, incluso la alimentaria. En el mundo existen más de 30.000 especies vegetales comestibles y cada vez centramos más la nuestra y la de los animales en cuatro: trigo, soja, maíz y arroz. Lo mismo hace la ganadería industrial. Según la FAO, una quinta parte de las razas de ganado a nivel mundial está en peligro de extinción. En este sentido, la iniciativa de Burger King es un gran paso que debe replicarse.

Para el 2050 seremos 10.000 millones de humanos y desde hoy hay que pensar cómo consumir de forma responsable para asegurar la sostenibilidad. No se trata de consumir menos plástico, sino de alimentarse diferente. La clave es consumir más verduras, legumbres y fruta, y menos productos de origen animal, ya que la producción de este tipo de proteína contamina a grandes escalas.

No hay comentarios

Agregar comentario