Anthony Bourdain: Adiós a un grande

Cuando escuché que Anthony Bourdain falleció pensé que era una broma. Una de esas ácidas, como su humor, para demostrar al mundo lo nefasto de las redes sociales. Aparentemente es verdad, el reconocido chef y estrella de TV fue encontrado muerto a sus 61 años, pero deja una huella inmensa en la gastronomía.

No solo por ser mediático y políticamente incorrecto, sino porque se atrevió a explorar lugares con comida humilde, pero deliciosa para su paladar, y los visibilizó. Su enfoque fue probar y juzgar la comida sin importar si era de mantel blanco o una hueca, y su trabajo hizo que lugares que nunca hubieran tenido la oportunidad de mostrar su potencial, brillarán gracias a la exposición que daba Bourdain.

Como no recordar la famosa cena entre este chef y el expresidente de EE.UU., Barack ObamaLa foto que dio la vuelta al mundo, el 23 de mayo del 2016, fue la del entonces presidente de ese país y  esta celebridad en el ámbito gastronómico mundial. Ambos se sentaron en una pequeña mesa de superficie de metal y sillas de plástico en un restaurante popular en Hanoi, Vietnam. allí disfrutaron la típica comida de la zona llamada 'Bun Cha'. Ésta consiste en tallarines con cerdo y vegetales y acompañaron cerveza helada. El menú costó USD 6 y la cuenta la pagó Bourdain.

Anthony-Bourdain

Gracias a Bourdain también aprendimos del té tibetano con mantequilla de Yak. Este es un bóvido de tamaño mediano y pelaje lanoso, nativo de las montañas de Asia central y el Himalaya que es clave en el sustento de las comunidades de la zona. Vive entre los 4.000 y 6.000 metros de altitud en estado salvaje y domésticoLa mantequilla que se obtiene de esta especie tiene el doble de contenido graso por lo que la textura de este producto es firme y pastosa, casi como queso y su sabor tiene notas dulces.

El proceso de preparar el té de mantequilla lleva mucho tiempo y es bastante complicado. Se utiliza té negro en ladrillo proveniente del Tíbet o de China. Las hojas de té se hacen hervir durante horas y luego se añade la mantequilla y sal en una especie de cilindro donde se mezcla y se bate con energía hasta obtener una bebida de color blanquecino. Beber té de mantequilla es una rutina normal de la vida tibetana. Comienzan a beberlo por la mañana y pueden beber muchas tazas a lo largo del día. Se calcula que los nómadas beben con frecuencia alrededor de hasta 30 tazas diarias para tener energía para sus labores diarias. También se ofrece como bebida de hospitalidad a los huéspedes.

.....................................

Bourdain era de esos tipos que exploraba de verdad. No importaba el lugar, para él la prioridad era descubrir sabores y cómo estos convivían con la cultura y cotidianidad de una región. Lo llamaban políticamente incorrecto, que en esta sociedad significa ser honesto. Su legado quedará por siempre a través de sus programas y libros.

También nos queda su cuenta de Instagram. Este era el escenario en el que Bourdain criticaba sin dejar nada al azar. Por ejemplo, cuando Starbucks lanzó su Unicorn Frappuccino dijo: 

“Es todo lo que odio en un solo producto: Starbucks, unicornios, rosa y purpura. Es una basura, un horror, una pesadilla para quienes tienen el paladar fino. La descripción perfecta del horror, solo hay que añadir especias de calabaza a la mezcla, y se puede bombardear cualquier lugar".

La última cena que publicó Bourdain en su cuenta de Instagram estaba llena de carne en todas su formas. De hecho, sus frases más famosas (ver abajo) son en contra del vegetarianismo. Definitivamente supo cómo gozar su vida.

 

Recopilación de las frases de Anthony Bourdain

“Para mí, la vida sin carne de ternera, grasa de cerdo, salchichas o incluso queso apestoso es una vida que no vale la pena vivir”

“Tu cuerpo no es un templo, es un parque temático. Disfruta del viaje”

“Puedes aprender mucho de un persona cuando compartes la comida con ella.”

“Los vegetarianos -y los veganos- son los enemigos de todo lo bueno y decente en el espíritu humano.”

“Me rindo. Ganaron los hipsters. Ahora están en todos lados, hay que asumirlo”.

No hay comentarios

Agregar comentario